El increíble "Ahora España" del Sánchez que pacta con Bildu en Navarra

EDITORIAL

2019-10-01

Con tal de mantenerse en el poder, Pedro Sánchez es capaz tanto de llegar a los más ominosos acuerdos con el separatismo como de envolverse en la bandera de España y venderse como el más ardoroso defensor del orden constitucional en Cataluña, esa Cataluña devastada por los golpistas que le instalaron en la Moncloa. Ahora, con las elecciones generales del 10-N a la vuelta de la esquina, se saca de la manga el eslogan "Ahora España" y proclama categórico que, aun estando en funciones, no ve "ningún problema" en aplicar el artículo 155 en el Principado.

El problema para el desvergonzado Sánchez es que el PSC no parece querer seguirle en esa impostura, porque prefiere persistir en su abyecta equidistancia entre los defensores del orden constitucional y los golpistas. De ahí que, el mismo día en que el impostor doctor Sánchez se ha exhibido increíble y repentinamente decidido a intervenir la Administración regional catalana, el PSC se haya vuelto a retratar como cómplice del nacionalismo negándose a secundar la simbólica moción de censura contra el supremacista Quim Torra presentada por Ciudadanos y respaldada por el PP.

Dado que JxCat, Esquerra y la CUP tienen mayoría absoluta en el Parlamento regional, es obvio que la digna y encomiable moción contra el presidente de la Generalidad no pretende ser más que ser un gesto, un compromiso de lealtad con el Estado de Derecho y de compromiso con la democracia y la unidad de España desde Cataluña. Pero el PSC prefiere seguir mirando para otra parte mientras el golpista Torra reafirma su compromiso con la república catalana y los execrables Comités de Defensa de la República (CDR) siguen apretando contra la convivencia.

Así las cosas, y dada su tremenda falta de escrúpulos, habrá que esperar a los resultados del 10-N para saber si, ante un previsible nuevo triunfo en minoría del PSOE, Sánchez vuelve a ponerse en manos de los separatistas o si, por el contrario, por una vez piensa en la Nación y llega a una suerte de gran acuerdo con PP y Ciudadanos. Es de temer lo peor, y que el "Ahora España" acabe en la trituradora de propaganda de un partido que, ahora, lo que hace es sabotear los esfuerzos del constitucionalismo y, de hecho, alinearse con enemigos jurados de España y su Estado de Derecho en territorios tan sensibles como la Comunidad Foral de Navarra.