Jerez, quinta ciudad andaluza, bloqueada por un ciberataque a su ayuntamiento

Pedro de Tena

El pirata o piratas causantes del ataque informático piden un "rescate" en bitcoins si se quiere recuperar la normalidad administrativa.

Pedro de Tena (Sevilla) | 2019-10-04

La prensa local precisa las consecuencias del ciberataque de esta manera: "Sin acceso a internet, sin funcionar la intranet, sin acceso a los servidores internos, ni a las bases de datos, el Ayuntamiento de Jerez de la Frontera se ha quedado paralizado este miércoles tras sufrir su servidor interno un ciberataque mediante un sofisticado virus informático" Así se escribe en La Voz del Sur, una cabecera histórica de una ciudad de casi 213.000 habitantes, quinta de Andalucía en población.

El pirata o piratas informáticos han logrado encriptar las bases de datos municipales. Ante el peligro de que el virus introducido pueda multiplicarse o extenderse, los técnicos de Jesytel, la entidad dedicada en el Ayuntamiento a los servicios informáticos y telecomunicaciones, han aconsejado mantener caída la red municipal, decisión que la alcaldesa socialista de Jerez, Mamen Sánchez, ha resuelto tomar.

Pero además, es que el autor o autores del encriptamiento casi general del sistema informático municipal de Jerez han pedido una cantidad indeterminada de bitcoins para devolver la normalidad a la ciudad. La propia alcaldesa confirmó ayer que el chantaje es real y que el Gobierno local no va a admitirlo aun a costa de mantener paralizada el sistema informático municipal.

El Ayuntamiento de Jerez ha comunicado lo ocurrido al Centro Criptográfico Nacional para poder restablecer su red tras este ciberataque. Ese centro depende del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y tiene por misión "criptoanalizar y descifrar por procedimientos manuales, medios electrónicos y criptofonía, así como a realizar investigaciones tecnológico-criptográficas".

Según el Ayuntamiento jerezano, la incidencia ha sido obra de un pirata informático que habría accedido a los servidores para instalar un virus, conocido como Riuk, que paraliza el sistema y pide un rescate. Inmediatamente, produce una encriptación de los datos municipales sin que nadie pueda disponer de los mismos. Eso significa que no se puede tener acceso a licencias, patrimonio, policía, denuncias, gastos e impuestos, entre otras cosas.

El abordaje del sistema informático de Jerez vino precedido por una serie de señales "raras" que llegaban a los correos electrónicos corporativos. A pesar de los avisos y advertencias emitidos sobre la vulnerabilidad del sistema de información electrónica, no fueron atendidos por los responsables municipales a los que los partidos de la oposición PP y Podemos exigen explicaciones.