Sánchez pierde la primera votación en un Congreso que anuncia una legislatura "apocalíptica"

Mariano Alonso

166 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones. Es el panel de votaciones que investirá a Sánchez el martes con mayoría simple.

K. Garat | M. Alonso | M. Muro |M. Loureiro | 2020-01-05

"O yo o el caos", ha parecido entonar el presidente del Gobierno en su broche de cierre a las diecisiete horas del debate de investidura. "Frente a la coalición del Apocalipsis, la coalición progresista de la esperanza y la moderación", remarcó en referencia a su Gobierno con Podemos que saldrá adelante el próximo martes 7 de enero gracias al voto a favor de PSOE, Unidas Podemos, PNV, Más País, Compromís, BNG, Nueva Canarias y Teruel Existe; y la abstención de ERC y Bildu. 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones.

El resultado previsto, insuficiente para la primera votación que requiere de mayoría absoluta pero no para la segunda que rebaja a la mayoría simple el umbral de la victoria, lo cual se traduce en que haya más síes que noes. Una barrera que fija el Reglamento y que Pedro Sánchez cumplirá por un ajustado margen: sólo un diputado de diferencia. Con que sólo uno de los diputados del sí o de la abstención cambiarán el sentido de su voto, se produciría un empate a 166. En ese supuesto, el reglamento del Congreso exige repetir la votación hasta en tres ocasiones para desempatar. Si a la tercera votación sigue habiendo empate, la investidura decae.

El temor a un 'tamayazo'

Un resultado previsto salvo que haya cambios de última hora, como ocurrió este sábado con la portavoz de CC, Ana Oramas. Es el rumor incesante de "un tamayazo" que dejó caer en los pasillos de la cámara el portavoz republicano, Gabriel Rufián, y al que se aferran las formaciones del centro derecha, PP, Ciudadanos y Vox. "Se busca a un valiente en el PSOE", decía la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que este sábado centró todo su discurso en la petición a que sólo uno de los 120 parlamentarios del PSOE impida que la legislatura prospere.

El aviso a navegantes de Sánchez

Una posibilidad, sin ningún viso de prosperar, que deslizaron más sutilmente PP y Vox. Iván Espinosa de los Monteros lo calificó como "una excelente noticia" y el vicesecretario de Comunicación del PP, pidió "una reflexión a los diputados socialistas, que no bajen la cabeza y reflexionen por el bien de España". A ello se refirió el propio candidato a la investidura, Pedro Sánchez, quien denunció la actitud "vergonzosa de algunos portavoces llamando abiertamente al transfuguismo cuando hace años el transfuguismo fue denostado y rechazado por muchos paridos hoy aquí. Es el síntoma más preocupante de la colonización del espacio conservador por la ultra derecha".

En un claro aviso a navegantes, Sánchez manifestó su "orgullo, reconocimiento, solidaridad y empatía" a los 120 diputados socialistas que "han recibido una campaña de acoso, insulto y amenazas simplemente por defender sus convicciones y dar una alternativa de gobernabilidad a España que ha ganado las elecciones por quinta vez en nuestro país".

El PP espera que "algún socialista reaccione"

En el Partido Popular no se habla directamente de "tamayazo" pero sí que esperan que lo sucedido este domingo en el Congreso con Bildu sea "la gota que colme el vaso" para que algún dirigente o barón socialista reaccione ante "el ataque a España que estamos viviendo con Sánchez".

Desde Génova ven "intolerable" que el líder de los socialistas apoye su Gobierno en las "cinco abstenciones de Bildu", en los separatistas y en los nacionalistas. Así lo trasladaban dirigentes populares a LD después del enfrentamiento de Casado con la portavoz de los proetarras en el Congreso, Merche Aizpurua, en la segunda jornada de la sesión de investidura de Pedro Sánchez. Un discurso que indignó al presidente del Partido Popular. Desde su escaño, Pablo Casado se enfrentó a ella cuando arremetía contra los partidos del centroderecha y contra el Rey Felipe VI. "Nos matabais", "asesinos"... se llegó a escuchar desde la bancada popular.

"Es escandaloso" que Pedro Sánchez "no haya defendido ni a la Constitución, ni al Rey ni a las víctimas". "Acabo de escuchar la intervención mas nauseabunda que he oído jamas en este Hemiciclo, es intolerable", sentenció Casado.

Abascal: "Un jaque a la Constitución"

A sabiendas de que la posibilidad del "tamayazo" es ciertamente remota, el presidente de Vox, Santiago Abascal, hizo caso omiso en una comparecencia ante la prensa convocada al término de la sesión. El líder de Vox denunció que el proceso de elección de Pedro Sánchez es un "jaque a la Constitución y a la soberanía nacional" porque "el PSOE está postrado ante Bildu de una forma repugnante", dijo con firmeza acusándole de "arrastrarse ante el golpismo catalán" y "rendirse en la defensa de la Constitución" precisamente, dijo, cuando el presidente catalán, Quim Torra, se ha declarado en "rebeldía".