Lago Junior: "Me ha costado mucho ser feliz con el fútbol"

Tolo Leal

A punto de arrancar la segunda vuelta, Libertad Digital entrevista en exclusiva a Lago Junior, uno de los iconos del RCD Mallorca.

Tolo Leal | 2020-01-18

Lago Junior Wakalible (Abiyán, Costa de Marfil, 31 de diciembre de 1990) aparece cansado a la sala que el Real Mallorca nos ha habilitado para la entrevista. Parece que el esfuerzo del bermellón en cada partido –sin duda, uno de los extremos de la Liga que más defiende- se traslada también a los entrenamientos. Cada día. Él, como el resto de sus compañeros, sabe que en el objetivo unívoco de la salvación, el Mallorca no puede competir en igualdad de condiciones económicas con el resto de rivales. El trabajo y el compromiso son innegociables.

Pregunta: ¿Lago, es posible la salvación del Mallorca?
Lago Junior: Es el objetivo, está claro. Pero a mí no me gusta hablar de salvación o no salvación. Igual que el año pasado no me gustaba hablar de ascenso o no ascenso. Y al final ascendimos. No me gusta hablar de largo plazo, sino de pelear cada partido, cada punto, sabiendo que si hacemos las cosas bien en el partido inmediato, todo será más fácil, más posible.

¿Cómo afrontan Lago y el Mallorca esta segunda vuelta?
Somos conscientes de que estamos en una situación difícil. Pero no nos debe poder la ansiedad. Hay que ir partido a partido, afrontar cada jornada como una oportunidad de sacar tres puntos vitales, y hacer de los partidos en casa nuestro fuerte. Empezando por el Valencia este domingo. En lo primero que debemos pensar es en ganar al Valencia.

Contra el Valencia en Mestalla se jugó muy bien, y se perdió. No fue la única vez que así sucedió durante la primera vuelta…
Sí. Creo que ha habido varios partidos en los que merecimos sacar algo más. Pero eso ahora no nos vale de nada. Lo que importa ahora es el resultado, sumar puntos, y no tanto el jugar bien o no. Nos tenemos que quedar con las cosas que hemos hecho bien hasta ahora, eso sí, y transformarlas en resultados.

En casa se ha ganado, por ejemplo, al Real Madrid. ¿Cree que eso puede servir de referencia? ¿Si se le ha ganado al Real Madrid, se le puede ganar a cualquiera?
Sí. Por supuesto. Eso nos demuestra a todos que si hacemos lo que sabemos, si hacemos lo que nos pide el míster, podemos ganar a cualquiera. Y el partido contra el Real Madrid es el mejor ejemplo. Desde antes de empezar sabíamos que había opciones de ganar, y lo conseguimos. Por lo tanto contra el Valencia también habrá opciones.

1910-lagojunior-gol.jpg
Lago Junior, tras marcar el tanto de la victoria ante el Real MAdrid.

¿Se imaginaba ese partido, ganarle al Real Madrid con un gol suyo además, si echara la vista atrás sólo unos meses, cuando estaban en Segunda B?
No. No te voy a mentir. Sabíamos que podríamos llevar al equipo a Primera, pero no tan rápido. El objetivo el año pasado era mantener la categoría con una salvación tranquila. Luego, con los resultados y la posición en la clasificación, el equipo fue ganando confianza, y vimos que podíamos hacer cosas grandes. Y una vez nos metimos en el playoff, ¿por qué no? Nos lo creímos, y lo conseguimos.

No hay duda de que la fórmula de ir paso a paso, sin pensar en la meta final, les dio resultado el año pasado.
Así es. Creo que esa es la mentalidad que tenemos todos. Vamos partido a partido y, al final, cuando estemos ahí, vamos a pelearlo. Ojalá, como el año pasado, se pueda alcanzar el sueño, que en este caso sería la salvación. Yo confío en ello, porque tenemos buen equipo, tenemos buen entrenador, jugadores que saben lo que hay que hacer en cada momento, y creo que lo podemos sacar.

"Quería salir de África para ayudar a mi familia"

¿Pensó algún día, cuando era un niño en Costa de Marfil, en llegar a jugar en Primera División? ¿En marcarle un gol al Real Madrid?
Para nada. Yo tenía la ilusión de jugar al fútbol en Europa. Eso sí. Pero me imaginaba en una segunda o tercera división. Porque en lo que pensaba entonces era en salir del país para ganar algo de dinero y así ayudar a mi familia. Y eso fue lo que más me alegró: poder llegar a España para ayudar a mi familia.

En cualquier caso, no debió ser fácil la adaptación…
No. Un chaval de 18 años que se va lejos, muy lejos, de su familia. Un país nuevo, una cultura nueva, un idioma nuevo, unas costumbres nuevas… Llegas a una ciudad donde no conoces a nadie. La comida también. Pasé de comer una o dos veces al día, y gracias, a tener que hacerlo cinco veces, con alimentos muy diferentes, alimentos que no sabía ni que existían …

Fue difícil la situación personal en su llegada a España
Sí. Fue tan difícil, que llegó un momento que me planteé volver a casa. Porque sí, aquí ganaba mucho más dinero, que era lo que quería para ayudar a mi familia. Pero te das cuenta que el dinero no lo es todo. Una persona que no es feliz, por mucho dinero que gane, no le sirve de nada. Y yo no era feliz. Así que quería volver con mi familia, aunque ahí sólo ganaba 80€ al mes. Pero era feliz, con mi familia, con mis amigos, en casa…

¿Y cómo cambió su mentalidad?
Me pusieron un tutor, que estuvo pendiente de mí en todo momento. También hacía como de psicólogo, y me hizo ver que era un privilegiado, que hay muchísima gente que sueña con estar donde estoy yo. Y que en la vida no todo son momentos malos. Éstos tienen que pasar, pero también vendrán momentos buenos. Aquello me confortó mucho. Y también hablar con mi padre. Cuando me explicaba la situación que tenían en Costa de Marfil mi familia y mis amigos me daba cuenta de que debía aprovechar la oportunidad que tenía ante mí.

Su trayectoria tampoco ayudó mucho…
Llegué al Numancia en Primera División, jugué cuatro partidos. Bajamos. Luego fui al Eibar en Segunda B, luego al Nàstic también en Segunda B, pero ascendimos y no me quisieron, luego al Mirandés… Y entonces ficho por el Mallorca. Mi idea era que como se trataba de un gran club, tendría la oportunidad de jugar en Primera. Pero al año siguiente bajamos a Segunda B. Otro paso atrás. Tuve opciones de salir del Mallorca, de seguir en Segunda, pero hablando con Maheta y con el nuevo míster, Vicente Moreno, nos convencimos de que lo mejor era seguir. Y desde luego que mereció la pena. Porque hoy estoy disfrutando.

¿Puede decir que ahora sí es feliz?
Sí. Me ha costado mucho, pero desde luego que ahora sí que soy feliz. Estoy jugando en Primera División. ¿Cuánta gente sueña con eso y no lo consigue? Además, estoy jugando todos los partidos, llevo ya cuatro goles, Mallorca me encanta, estoy en un club y en una ciudad donde la gente me quiere, tengo una novia maravillosa… Sí, sin duda ahora soy feliz. Y tengo claro que primero es la felicidad, y luego el dinero.

Desde luego, 2019 le ha devuelto todas las amarguras que le había dado el fútbol hasta entonces.
Los dos últimos años que he vivido en el Mallorca han sido increíbles. Los voy a recordar para toda mi vida. Los dos ascensos, y cómo han sido… ha sido algo increíble. Y sí, puedo decir que he cumplido mi sueño. Subir con el Mallorca, consolidarme en Primera División, ser titular, marcar goles importantes… Aunque no niego que me queda mucho más por demostrar.

¿Hubiera continuado Lago Junior en el Mallorca de no ser Vicente Moreno el entrenador en Segunda B?
Bueno, eso es complicado de decir. Pero hubiera sido mucho más difícil. Yo tenía ofertas importantes de Segunda División, como la del Oviedo, con un muy buen proyecto, y egoístamente prefería continuar en el fútbol profesional. Hablé mucho con Maheta, que me intentaba convencer, y cuando me dijo que Vicente Moreno iba a ser el entrenador, la cosa ya cambió.

¿Qué tiene Vicente Moreno que hace su relación tan especial?
Yo lo había tenido en el Nàstic, y con él viví mi mejor momento. Yo no tenía ni idea de movimientos tácticos, porque en África eso casi no se trabaja, y él me enseñó muchísimo. Además, es un entrenador que me entiende, que confía en mí, y que sabe escuchar mucho a los futbolistas. Tengo una relación personal con él única.

"Kubo va a ser un jugador grande en un equipo grande"

Después de un año tan bueno… ¿Qué le pide Lago Junior al 2020?
Lo que queremos todos: la salvación. No pido nada más. Que el Mallorca siga en Primera División nos beneficiará a todos: a mí, a todos los futbolistas, al club, a la afición… a todos.

Y esa salvación pasa primero por este domingo el Valencia.
Va a ser muy complicado. Son un equipazo. Aunque no esté Rodrigo. Jugará Maxi, o Gameiro, que son muy buenos los dos. Pero estoy convencido de que lo podemos sacar adelante.

1601-lagojunior-espanyol.jpg
Lago Junior, durante el encuentro en Son Moix ante el Espanyol.

Últimamente Vicente Moreno ha pasado de un 4-3-3 a un 5-3-2. Eso significa que usted pasa de jugar de extremo a jugar de carrilero. ¿Se siente cómodo?
Yo siempre digo lo mismo: lo importante es jugar. De lo que sea. Si tengo que jugar de carrilero, es verdad que es más difícil, hay movimientos que no estás acostumbrado, pero voy a dar el 100% igual que si juego de extremo. Aunque es verdad que de extremo me encuentro más cómodo y seguro.

¿Hacen falta refuerzos para esta segunda vuelta?
Son cosas del club, pero creo que los refuerzos siempre vienen bien. Si están dispuestos a aportar, pueden ayudar en el objetivo de la salvación.

También la mejoría que Take Kubo ha ido mostrando desde que comenzara la temporada. Debe ser un futbolista clave.
Sí, al principio le costó un poco, pero de cada vez juega mejor. Y mejor que lo va a hacer. Es muy bueno, tiene una calidad increíble. Y luego tiene una gran virtud: es muy humilde. Es muy buena persona. Siempre está dispuesto a aprender, a escuchar, a esforzarse por sus compañeros, a ayudar… Y eso le va a permitir triunfar. No tengo ninguna duda de que va a ser un jugador grande en un equipo grande.

Además, usted le conoce bien…
Claro. Siempre compartimos habitación. Y por eso te lo digo. Lo conozco muy bien. Es muy buen amigo. Siempre le digo que tiene mucha suerte de siendo tan joven estar ya en Primera División, que debe aprovecharlo, y que cuando sea una estrella mundial me dé entradas para ir a verle.

¿Sueña Lago Junior con la selección?
La posibilidad está ahí. Cuando estás en Primera División las opciones se multiplican. Pero hay tantos jugadores tan buenos en Costa de Marfil… No es algo que me obsesione. Yo lo que tengo que hacer es seguir trabajando, seguir siendo importante, seguir marcando goles para el Mallorca y, todos juntos, conseguir la salvación. Y si tiene que llegar la selección, ya llegará.