De osos, cejas y rizos

Katy Mikhailova

La generación de los 90 estuvo marcada por el oso de Tous de gargantilla.

2020-02-08

Yo soy esa generación que iba al colegio con el oso de Tous de gargantilla. Pertenezco a esa generación del 90, de aquellas niñas a las que no les asustaba que el color rosa fuera para niñas y el azul para niños. No pasaba nada. El mundo continuaba. Por navidades, por mi cumpleaños, cada fin de curso mi padre nos solía regalar un oso de plata. Un oso de Tous. Anillo, pendientes, pulsera… De alguna manera, aquellos osos representaban la alegría, un final feliz, un logro, un momento. Era un símbolo (lo sigue siendo) de la unidad, la familia, el amor, la disciplina, el trabajo bien hecho. Y, (por qué, ¿no), calidad.

¿Saben qué? Aun conservo todos esos osos. Y sí: ese artículo es una oda a lo que es irrompible. "Unbreakable". Es un símbolo de fuerza. Es marca España. Es trabajo, riqueza, empleo. Es historia. Una historia que durante décadas se lleva construyendo con intangibles, señores. Y los intangibles, las historias no se rompen.

Por eso aplaudo la campaña "unbreakable" de Tous, después del linchamiento mediático al que han sometido la marca. Prueba de su fortaleza, de esos sueños construidos, es que es un ejemplo de campaña de marketing de éxito, que consigue convertir una aparente debilidad en una clara fortaleza.

"Con esta reivindicación queremos transmitir que somos una compañía cuyos valores son capaces de superar las dificultades que surjan en nuestro camino" ha declarado Rosa Tous en un comunicado, con motivo del lanzamiento de la campaña del ‘oso partido’.

Lo que no debemos tener partidas son las puntas, o no al menos aquellas que tienen rizos. Por eso se ha puesto en marcha un evento bajo el título "curly mad" que tendrá lugar el próximo 22 de febrero en el Hotel Vincci Soma de la Calle Goya. Por alguna razón los rizos vuelven a estar de moda, y sin caer en los rizos-caracol que un tiempo llevó David Bisbal, este es el primer evento que tiene previsto reunir a más de 100 personas de pelo rizado. Y en este encuentro, más allá de hacer un divertido lobby que reivindique este tipo de cuero cabelludo, se pretende formar a los participantes con talleres de cuidado, de la mano, de entre otros, Lucía B autora del libro "Rizoingredientes".

El que ha cortado por lo sano ha sido Christopher en la Isla de las Tentaciones. Se cortó los laterales del pelo (aunque le faltaba el moño de Ronaldo, y unos cuantos ceros), y a volar. "Ahí te dejo, Estefaniaaaa". No fue así del todo. Pero se marchó, aunque con la cabeza baja por la vergüenza ajena, con el orgullo bien alto.

Orgullo debemos sentir por El Yiyo, uno de los mejores bailaores del mundo. No llega ni a los 24, y ya está consiguiendo que su nombre dé la vuelta al mundo. Y, aunque no tenga el pelo rizado, ni tampoco se dedique a calentar la tumbona en una isla, es un ejemplo de pasión, talento y esfuerzo. Imagen de Armani (¿cuántos pueden presumir de ello?), está atrayendo a toda clase de celebrities hasta El Corral de la Morería. Sin ir más lejos, hace una semana Rossy de Palma y una embarazadísima Hiba Abouk se dejaban ver por el mítico tablao, para disfrutar de 90 minutos de flamenco tradicional pero con toques contemporáneos fruto de Antonio Najarro, director artístico. ‘Zincalí’ es el espectáculo en el que esta joven promesa ya cumplida del flamenco, comparte escenario con la racial bailaora Belén López, Premio Nacional de Flamenco, y una elegante pero no menos profesional Inmaculada Salomón, primera bailarina del Ballet Nacional de España. Por cierto, ¿les dije que el tablao cuenta, además, con una Estrella Michelín?

Y hablando de michelines y estrellas… Belén Esteban ha tenido que recurrir a las manos de Carmela Dávila para que, a través de la micropigmentación arreglara el desperdicio que le causó la anterior "profesional" que trató a la colaboradora de Sálvame. Dávila ha nacido con estrella, para diseñar las cejas de las mujeres más mediáticas de a España. Recuerden mi último artículo de diciembre, en el que la guerra entre microblading y micropigmentación estaba servida. Por favor, dejen de recurrir a lo primero, que es una auténtica salvajada. Si es que hay quien nace con estrella y quien nace estrellado.