'Feijoonomía': los datos económicos clave de su tercer mandato

Diego Sánchez de la Cruz

En clave tributaria, el gobierno autonómico introdujo cuatro rebajas fiscales durante 2019.

Diego Sánchez de la Cruz | 2020-02-12

Alberto Núñez Feijóo ha anunciado que las Elecciones al Parlamento de Galicia tendrán lugar el próximo 5 de abril, coincidiendo con los comicios autonómicos que celebrará en dicha fecha el País Vasco. Con la economía nacional viviendo un proceso de desaceleración, conviene repasar el bagaje del dirigente popular al frente de la Junta de Galicia para conocer el desempeño de la comunidad en estos últimos cuatro años.

Empleo

Si tomamos como referencia los datos de la Encuesta de Población Activa podemos ver que el desempleo ha caído del 16,3% registrado en el cuarto trimestre de 2016, al 11,7% observado en la actualidad. Galicia tenía entonces un 12,6% menos de paro que el resto de España, pero hoy ese diferencial es mayor y la comunidad atlántica está un 14,8% por debajo del promedio de desempleo nacional.

Si atendemos al número de ocupados, podemos ver que esta cifra ha mejorado desde 1.049.600 a 1.096.000 personas, lo que se traduce en un aumento del empleo total equivalente a 46.400 nuevos puestos de trabajo. La mitad de dicha ganancia se produce entre los mayores de 55 años, que han mejorado su ocupación durante la legislatura en unos 25.000 efectivos, pasando de 189.700 a 214.700. También las mujeres experimentan un salto adelante: pasan de 495.500 a 518.900 ocupadas (23.400 más) y suponen el 47,3% de la ocupación, frente al 45,9% que, de media, se observa en el conjunto de España.

Deuda

El endeudamiento público total asumido por las comunidades autónomas ha subido en 21.082 millones desde finales de 2016 hasta septiembre de 2019, de acuerdo con los datos del Banco de España. De esa cifra, Galicia ha sido responsable de la emisión de obligaciones por valor de 572 millones, lo que supone apenas el 2,7% del total.

Si se mide el peso de la deuda sobre el PIB, encontramos que el promedio autonómico se sitúa en el 24,2%. No obstante, este ratio se reduce al 17,8% del PIB en el caso de Galicia, que se queda un 26% por debajo de la media nacional y logra el quinto menor nivel de endeudamiento de todas las regiones, solo por detrás de Canarias (14,1%), Madrid (14,2%), Navarra (16,2%) y País Vasco (14,5%).

Crecimiento

En 2016, el PIB gallego se aceleró hasta el 3,1%, por encima del 2,5% que esperaba el Ejecutivo autonómico. Aquel dato fue el mejor de la comunidad en los nueve años anteriores. Un año después, en 2017, la economía volvió a repetir esta tasa de aumento de la actividad y la producción, igualando así el histórico registro del curso anterior. En 2018, el aumento del PIB gallego experimentó una cierta moderación, pero volvió a situarse en niveles elevados, con una mejora del 2,8%. Por último, la previsión que ha realizado la AIREF para 2019 apunta que la economía gallega habría crecido un 1,8% durante el pasado curso.

Si se comparan estos datos con la media nacional, vemos que Galicia estaba una décima por debajo del crecimiento total observado en España en 2016. La tasa de 2017 fue idéntica en la región y en el conjunto del país, mientras que en 2018 se observó una ventaja de tres décimas en el caso de Galicia. Para 2019, la AIREF espera que la autonomía atlántica iguale el ritmo de crecimiento contemplado para toda España.

Impuestos

En clave tributaria, el año clave de la legislatura ha sido 2019, puesto que el gobierno autonómico introdujo cuatro rebajas fiscales durante dicho curso. El Impuesto de Sucesiones quedó bonificado al 99% en 2016 para las herencias directas que no superasen los 400.000 euros, mientras que en 2019 se elevó dicho umbral hasta el millón de euros.

Los tipos autonómicos también han caído en tasas como el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (rebaja del 8% al 7% en la compra de vivienda usada habitual y del 4% al 3% para adquisiciones por parte de jóvenes y familias numerosas) o el Impuesto de Patrimonio (que en 2018 volvió a los niveles previos a la crisis, liberando a 10.000 familias del pago de dicho tributo).

En el IRPF, Galicia tiene tipos más bajos que el resto de España cuando hablamos de contribuyentes que se sitúan por debajo de los 30.000 euros de ingresos o por encima de los 150.000 euros de renta. Los tipos vigentes para las rentas que van de uno a otro umbral se sitúan en torno al promedio nacional.