Montero infla el gasto mientras la recaudación sube un 54% menos de lo esperado

Diego Sánchez de la Cruz

Sigue planteando más ingresos y gastos en 2020, pero en 2019 obtuvo la mitad del aumento recaudatorio esperado.

D.S.C. | 2020-02-13

La titular del Ministerio de Hacienda, María Jesús Montero, ha vuelto a poner encima de la mesa una batería de medidas recaudatorias cuya estimación de ingresos se sitúa marcadamente por encima de las previsiones realizadas por todo tipo de organismos públicos y privados. Se renueva, pues, la apuesta por una contabilidad oficial carente de rigor que, como es lógico, solo contribuye a agravar el problema de déficit y endeudamiento público que atraviesa nuestro país.

Si echamos la vista atrás podemos comprobar que, de acuerdo con la Actualización del Programa de Estabilidad que presentó el gobierno el pasado mes de mayo, la recaudación tributaria debería haber crecido un 4,6% en 2019. Sin embargo, los datos acumulados de enero-noviembre reducen esta tasa al 2,1%. Por lo tanto, el aumento recaudatorio ha sido un 54% más bajo de lo anunciado.

prevision-vs-realidad-recaudacion-fiscal

Buceando por las cuentas de Montero, podemos ver el profundo desfase que separa las previsiones del gobierno de las cifras reales de recaudación para los once primeros meses de 2019. Solo el IRPF está dejando más dinero en caja de lo previsto (su recaudación crece un 6,3%, frente al 3,9% que anticipó el Ejecutivo). Por el contrario, el Impuesto de Sociedades cae un 7,2%, por debajo de una expectativa de subida del 4,9%, el IVA avanza al 2,5%, frente a una proyección de crecimiento del 5%, y los Impuestos Especiales suben un 4,1%, en relación con el repunte del 9,3% esperado por el gobierno.

prevision-vs-realidad-recaudacion-fiscal

Las cuentas de 2020, más de lo mismo

Este fiasco no ha impedido que el gobierno insista en plantear para 2020 un cuadro de ingresos marcadamente alejado de las estimaciones disponibles. Por ejemplo, se insiste en la aplicación de un impuesto digital que dejaría 1.200 millones en caja, a pesar de que la AIREF ya indicó que dicho tributo solo aportará 140 millones al erario público.

En suma, los objetivos del gobierno PSOE-Podemos prefiguran diversas subidas tributarias valoradas en 5.678 millones de euros. Pero, a pesar de que 2019 fue un año perdido en materia de reducción del déficit, tal recaudación no se dedicará a reducir el déficit, sino a financiar un nuevo aumento del gasto, que en 2020 crecerá hasta 4.710 millones por encima de lo previsto, según el cuadro macroeconómico que acaba de dar a conocer el Ejecutivo.