Vuelve el miedo a la subida de Sucesiones: "Montero lo va a hacer, es su espina clavada"

Beatriz García

Montero ha vuelto a plantear la "armonización" de los impuestos autonómicos. En Fencis amenazan con movilizaciones de contribuyentes.

Beatriz García | 2020-02-25

Las declaraciones de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, sobre sus intenciones de "armonizar" los impuestos cedidos a las comunidades autónomas han puesto en alerta a los afectados por el Impuesto de Sucesiones. La semana pasada, durante su comparecencia ante la Comisión de Hacienda del Congreso de los Diputados, Montero volvió a insistir en su objetivo de "armonizar" la fiscalidad autonómica para evitar la "competencia desleal" que, según ella, se produce entre las diferentes regiones españolas.

Armonizar es el eufemismo que utilizan los socialistas para subir la fiscalidad de manera obligatoria en las regiones con impuestos bajos, como es el caso de la Comunidad de Madrid. Patrimonio o Sucesiones son algunos de los tributos que están en el punto de mira del PSOE, cuya gestión tienen transferida al 100% a las CCAA.

En la Federación Nacional Contra el Impuesto de Sucesiones (Fencis) han puesto el grito en el cielo contra una medida que no les pilla por sorpresa. "En todos los mentideros políticos se sabía lo que iba a hacer Montero. Era la espina que tenía clavada desde que fuera consejera en Andalucía", declara el presidente de Fencis, Juan Carlos Valverde, a Libre Mercado. Cuando Montero ocupaba el cargo de consejera de Hacienda con el Gobierno de Susana Díaz, ya mostró su rechazo a que algunas autonomías gravaran menos que otras a sus habitantes. Entonces, junto a otros barones socialistas, como Ximo Puig o García Page, emprendieron una campaña contra la Comunidad de Madrid, a quien acusaban de "paraíso fiscal".

Al llegar al Ministerio de Hacienda, desde Fencis no dudaron en advertir de que los planes de Montero pasarían necesariamente por subir el Impuesto a las herencias. "Es una ministra depredadora sin piedad", llegaban a calificar a finales de 2018. Ha pasado más de un año y todo sigue igual: las autonomías continúan teniendo el poder de Sucesiones, mientras que Montero sigue insistiendo en la armonización, aunque no ha llevado a cabo ninguna medida para conseguirla. "Subirá Sucesiones. La venganza se sirve en plato frío", declara muy seguro Valverde.

"Pueden hacerlo por la puerta de atrás"

La idea de la ministra es reformar el sistema de financiación autonómica, lo que no le va a resultar nada fácil porque se trata de una ley de gran peso económico. Montero aseguró la semana pasada que quiere tener el "esqueleto básico" de la reforma en noviembre. ¿Irá en esta reforma la polémica armonización? ¿Están hasta entonces a salvo los contribuyentes? Son algunas de las incógnitas que surgen al respecto.

También hay dudas sobre la fórmula que escogerán Montero y Sánchez para subir Sucesiones o Patrimonio. Una posibilidad es que los socialistas establezcan un tipo mínimo en esos tributos, y que las Comunidades Autónomas no puedan bajar de ese tope las bonificaciones. En el caso de Sucesiones, Madrid y Canarias han liderado la práctica desaparición de este impuesto en España. Tras ellas, se han sumado otras tantas, como Andalucía o Cantabria, que tienen este impuesto al mínimo. Establecer el mínimo supondría un gran palo fiscal a los herederos. En el caso de Patrimonio, Madrid tiene bonificado totalmente el impuesto. Otra opción podría ser obligar a todas las regiones a aplicar la tarifa estatal, lo que aniquilaría por completo su autonomía. En Libre Mercado hemos publicado un simulacro de cómo podría quedar el impuesto. Y el golpe podría ser de más de 150.000 euros por herencia.

"No sabemos cómo lo va a hacer. Pueden cambiar la fórmula del Impuesto de Sucesiones estableciendo tipos mínimos o pueden hacerlo por la puerta de atrás, sin necesidad de modificar nada, sólo quitándole financiación a las autonomías que no recauden por Sucesiones lo que ellos les exigen. Eso no es más que un chantaje", señala el presidente de Fencis. "Y si lo llevan al Consejo de Política Fiscal y Financiera, ahí estará la guerra", añade.

"Igualar la pobreza de todos los españoles"

"Al final, se trata de igualar la pobreza de todos los españoles", asegura el presidente de esta federación, que lleva años luchando y movilizándose en la calle contra el impuesto a la muerte. "Quieren hacer de España lo que hicieron en Andalucía con las herencias. A día de hoy, todavía conocemos a un montón de afectados a los que el Impuesto de Sucesiones les ha quitado todo y, todavía, les siguen embargando", añade. Antes de que se rebajara el Impuesto en regiones como Andalucía, la voracidad de este tributo sacó a la luz casos espeluznantes de familiares arruinados tras heredar. Uno de los problemas más frecuentes es que el legado de los fallecidos constaba de bienes inmuebles sobrevalorados por la Administración y que sus nuevos dueños no eran capaces de vender esas viviendas para obtener dinero líquido que les permitiera pagar el impuesto. Entonces, quedaban atrapados en una espiral de deudas.

María Jesús Montero ha repetido hasta la saciedad que las subidas de impuestos de su partido no afectarán "ni a las clases medias, ni bajas". Prácticamente, ha sido una promesa, pero Valverde no la cree: "Eso no se lo cree nadie. Es precisamente a ellos a los que va a afectar. A los ahorradores. A quien tiene un apartamento en la playa, un piso donde vive u otro más, y se los quiere dejar a sus hijos, que son lo más sagrado", afirma. "En todos los años que llevo en esto, no conozco a ningún rico afectado por el impuesto de Sucesiones. Ellos tienen sociedades instrumentales, patrimoniales y sicavs para no pagar. La clase media, no".

Tras el pacto PSOE-Podemos, el miedo a que el Impuesto de Sucesiones se incrementase se extendió entre los contribuyentes, que se lanzaron en tromba a preguntar en los despachos de abogados si era más conveniente donar en vida para evitar el futuro mazazo fiscal. Ahora, después de las últimas palabras de Montero, el pánico ha vuelto. "A nosotros se nos han disparado las consultas, vamos a unas 100 al día porque la gente no sabe qué hacer. Los que se están forrando son los despachos de abogados", revela Valverde. Desde Fencis, amenazan con "reactivar la lucha en las calles contra este injusto y aberrante tributo" si el Gobierno sigue adelante con su idea.