Un avión del Ejército del Aire se estrella contra el mar en La Manga

Javier Arias Borque

Se desconoce si el tripulante pudo eyectarse antes del impacto. Se trata de un avión de la Patrulla Águila que estaba realizando un ensayo.

J. Arias Borque | 2020-02-27

Un caza C101 del Ejército del Aire, que pertenece a los aparatos de enseñanza de la Academia General del Aire (AGA), se ha estrellado contra el mar este jueves por la tarde en La Manga del Mar Menor (Murcia), según han confirmado fuentes militares a Libertad Digital. En estos momentos todavía se desconoce si el pilotoque estaba a bordo han podido eyectarse antes del impacto.

La mentablemente el piloto de avión, el comandante Eduardo Fermín Garvalena, falleció en el accidente, al no poder eyectarse antes del impacto, tal y como informó el Ejército del Aire.

El Ejército del Aire confirmó el accidente en la tarde del jueves a través de un mensaje en las redes sociales. "Un avión C-101 de la Academia General del Aire a caído al mar en las proximidades de La Manga (Murcia) a primera hora de esta tarde", dicen en Twitter.

Un avión C-101 de la Academia General del Aire #AGA ha caído al mar en las proximidades de #LaManga #Murcia a primera hora de esta tarde

— Ejército del Aire (@EjercitoAire) February 27, 2020

La aeronave estrellada es uno de los aviones que forman parte de la Patrulla Águila y, según fuentes militares, estaban realizando uno de las tradicionales sesiones de entrenamiento que realizan los miembros de esta patrulla acrobática, que también son instructores de la academia militar.

Poco después de confirmarse el accidente, se han activado los protocolos habituales de Salvamento y Rescate para tratar de localizar al piloto del avión.

Tercer accidente en siete meses

La tragedia se está cebando en los últimos meses con la Academia General del Aire (AGA), no en vano, se trata del tercer accidente aéreo que se ha producido en los últimos siete meses. El primero, fue el pasado 18 de agosto. En él perdió la vida el comandante Francisco Marín Núñez, uno de los instructores de la academia militar y miembro de la Patrulla Águila. Precisamente, el accidente se produjo mientras llevaba el avión al límite entrenando acrobacias.

El segundo de estos accidentes tuvo lugar el pasado 18 de septiembre. En esa ocasión el aparato del Ejército del Aire fue una avioneta T.35C Pillán o Tamiz y perdieron la vida los dos militares que iban a bordo. Se trataba del comandante-instructor Daniel Melero Ordóñez, de 50 años de edad y natural de Cádiz, y la alférez alumna de tercer curso Rosa María Almirón Otero, de 20 años y de Lucena (Córdoba).

El caza C101 y su sustitución

El caza de reacción C101 es un entrenador avanzado utilizado para el adiestramiento de los pilotos del Ejército del Aire. Es el segundo aparado que se utiliza en la formación, después de que los alumnos reciban sus primeras nociones prácticas de aviación en las pequeñas avionetas ENAER T.35C Pillán o Tamiz. Durante el curso los pilotos deben completar un ciclo formativo en este tipo de cazas de 110 horas de vuelo.

Una vez superada los cursos de formación aérea en la Academia General del Aire (AGA), con sede en Santiago de la Ribera (Murcia), los militares deben elegir qué especialización prefieren a partir de ese momento: caza y ataque, transporte aéreo militar o helicópteros. La nota media obtenida durante su formación en la academia marca el orden en el que se puede elegir la citada especialización.

El C101 es un modelo de caza conocido por el gran público porque es el avión utilizado por la Patrulla Águila, la patrulla acrobática del Ejército del Aire, que suele estar conformada por los mejores pilotos de la Academia General del Aire. Se trata de un avión veterano, en su recta final de vida operativa, que según cada aparato en uso (dependiendo de sus horas de vuelo) se encuentra entre septiembre de 2021 y mediados del año 2022.

Precisamente, solo hace unas semanas, se procedió a la firma del contrato de compra del avión que sustituirá al C101, después de que el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC) desestimase el recurso que había planteado una de las empresas que participaron en el concurso. El modelo elegido es el Pilatus PC-21 y llegarán en próximas años 24 aeronaves y varios sistemas de simulación, con un coste de 204,7 millones de euros.