El extremo secretismo de la vida de Mónica Cruz, la infravalorada hermana de Penélope

Manuel Román

Mónica Cruz, hermana de Penélope, fue madre hace siete años por inseminación artificial.

Manuel Román | 2020-03-15

De una manera más tranquila, discreta, la carrera de Mónica Cruz, la hermana de Penélope Cruz, prosigue positivamente. Obvio es que Mónica no tiene la consideración de estrella en el tinglado cinematográfico; no le acompaña el "glamour" que habitualmente rodea a la musa de Almodóvar. Pero su atractivo es evidente y sus facetas artísticas son, incluso, más variadas pues además de actriz, es cantante, bailarina y modelo publicitaria. Nacida en Alcobendas, población cercana a Madrid, cumple este lunes día 16 cuarenta y tres años. Ha llevado su vida sentimental siempre al margen del interés que hacia ella muestran los reporteros de las revistas del corazón. Y todo ello por er "la hermana de...".

El caso es que de sus amores, se sabe que, justo cuando empezaba su vida profesional en la serie televisiva Un paso adelante, se enrolló con el galán Miguel Ángel Muñoz, con quien mantuvo dos años de apasionadas relaciones. Tres años y seis temporadas en la programación le duró su papel de Silvia Jáuregui, el personaje que le proporcionó más adelante otras incursiones en la pequeña pantalla. Pero su salto a la popularidad no fue cosa de un día, ni tampoco por su parentesco con una diva como Penélope, pues Mónica Cruz estudió ene el Real Conservatorio de Danza: su primera vocación siempre fue el baile clásico. Como tal permaneció nada menos que siete años en la compañía de Joaquín Cortés, que le permitiría actuar en importantes escenarios de medio mundo. Otra de sus cualidades, la de cantante, quedó reflejada como componente del grupo Upa Dance. Allí se enamoró de uno de sus miembros, Fabián Mazzei, con el que vivió un tiempo de ilusiones sentimentales.

monica-cruz.jpg
Mónica Cruz, embarazada en 2014. | Archivo

Intervino en varias producciones cinematográficas en Italia y Francia. En este último país, por ejemplo, en una de las sagas de "Astérix", la de los Juegos Olímpicos, donde pudo conocer a su protagonista, Gérard Depardieu. Luego, el año 2010 fue interesante para Mónica Cruz, pues resultó ser "doble" de su hermana Penélope en el rodaje de Piratas del Caribe, dado que a ésta, embarazada, le era imposible intervenir en las escenas de acción. Fue entonces también cuando tuvo un romance con Alex González, un galán que ha conquistado a unas cuantas bellezas de primer orden y Mónica no pudo resistirse a los encantos del, por otra parte, estupendo actor. Al año siguiente, esto es 2011, Mónica se enroló en el larguísimo reparto de Águila Roja. Y en 2013 resolvió enviar un comunicado a los medios en el que anunciaba haber sido madre el 14 de mayo de una niña llamada Antonella, recurriendo a la inseminación artificial, que vino al mundo en el hospital Rúber, de Madrid. No aportó ningún detalle más.

Desde entonces su vida ha estado preferentemente ocupada por la niña, que por lo dicho cumplirá siete años dentro de dos meses. Su dedicación a la pequeña ha sido intensa, lo que le obligó a desechar los contratos que seguían ofreciéndole. "No me importaría aumentar la familia", ha declarado no hace mucho, signo de que ser madre es para ella el mejor regalo de su existencia. En los últimos años se conocen menos trabajos suyos, por lo antedicho, entregada al cuidado de Antonella, pero no obstante intervino en la secuela de Velvet Coleccion. Con su hermana Penélope combinó campañas publicitarias y además diseñaron al alimón un buen número de vestidos, pues el diseño es otra de las habilidades de las dos hermanas, que se llevan estupendamente, así como con el varón de la familia, Eduardo, que reside en Los Ángeles.

Las más recientes apariciones televisivas de Mónica Cruz han sido en Madre y en un capítulo de Pueblo. Y ahora se incorpora en la duodécima temporada de Lo que se avecina. Acerca de su actual situación sentimental, nada sabemos, porque Mónica Cruz sigue procurando mantener el anonimato de sus parejas, lo que no siempre le ha sido posible. Ha dado a entender que está sola, pendiente de su hija, con la que va al cine muy a menudo. Le gusta cocinar, y jugar con los cuatro perros en la casa donde vive, cerca de San Sebastián de los Reyes, zona norte de Madrid en donde vino al mundo hace ahora, como decíamos, cuarenta y tres años.