Las grandes inmobiliarias que odia la izquierda empiezan a aplazar alquileres

Lazora, con unas 7.000 viviendas en España, ha establecido una moratoria para las familias afectadas por la crisis del coronavirus.

Libre Mercado | 2020-03-19

El Gobierno no aprobará una moratoria para los alquileres por el coronavirus, pero el sector privado sí. Al contrario que algunos miembros del PSOE y, sobre todo, de Podemos, partido con el que gobiernan, la vicepresidenta para Asuntos Económicos, Nadia Calviño, parece entender que los dueños de los pisos alquilados en nuestro país son ciudadanos particulares y no malvados bancos o fondos buitre.

En declaraciones a Antena 3 recogidas por Europa Press, Calviño se ha mostrado en contra de obligar a los caseros a aplazar los alquileres, como se ha hecho con las hipotecas para sectores vulnerables, porque "no tienes en el otro lado a un banco", sino a un ciudadano que puede haber alquilado su vivienda y que, por tanto, se vería afectado por una moratoria en el pago. "Hay que reflexionar. Hay varias medidas que se habían propuesto, que pueden tener un efecto beneficioso desde una perspectiva, pero negativo desde otra", ha dicho Calviño.

Una oferta a 7.000 viviendas

Por el contrario, una de las mayores empresas de pisos en alquiler como es Lazora, con unas 7.000 viviendas en todo el país, ha establecido una moratoria al pago de la renta para aquellas familias cuya situación económica se vea afectada por la crisis del coronavirus. La firma, demonizada por la izquierda con Podemos a la cabeza, toma esta iniciativa libremente.

En concreto, se permitirá aplazar el abono del alquiler durante el periodo en el que se alargue el estado de alarma. El inquilino podrá después pagar estas rentas pendientes de forma fraccionada durante un año. Para determinar los inquilinos que podrán acogerse a la medida, Lazora utilizará los parámetros y criterios económicos que el plan de choque del Ejecutivo ha fijado para las moratorias al pago de la hipoteca.

En un comunicado, la compañía indicó que cuenta con un equipo de asistencia y mediación social que analizará de "forma individualizada" la situación de cada inquilino para ofrecer así las "mejores alternativas para cada circunstancia". La compañía de pisos en renta asegura que ha habilitado un canal especial de comunicación a disposición de todos sus inquilinos de sus 7.000 pisos, a los que ya ha informado de la medida a través de una carta. De estos pisos, alrededor de la mitad son de protección oficial.

Desinfección en sus edificios

En la misiva, también detalla de las "medidas extraordinarias" que ha adoptado en materia de seguridad sanitaria en todos los edificios que gestiona. En este sentido, detalló que, desde que tuvo primeras noticias sobre el virus, Lazora contactó con las empresas de limpieza con las que trabaja para "reforzar los protocolos de limpieza y desinfección en los edificios" y fijó un "estricto protocolo" de medidas de sanidad para todo el personal de limpieza.

Asimismo, y en línea con las recomendaciones sanitarias, cerró todas las zonas comunes como pistas de pádel, piscinas, gimnasios, salas de reuniones u otros espacios polivalentes, en aquellos edificios en los que existen.

Además, está abordando en todas las zonas comunes de los edificios un proceso de desinfección sanitaria especial conocido como "nebulización". Según la empresa, este proceso, actualmente en marcha con la previsión de que concluya la próxima semana neutraliza virus, bacterias y hongos en lugares de difícil acceso, y posibilita que los distintos principios activos utilizados permanezcan más tiempo suspendidos en el aire y al depositarse cubran una mayor superficie, aumentando así su eficacia.

Las promotoras también suspenden pagos

Las grandes promotoras inmobiliarias, otras enemigas de la izquierda, (Metrovacesa, Aedas Homes, Habitat Inmobiliaria, Neinor Homes y Vía Célere), también han acordado libremente permitir a sus respectivos clientes aplazar el abono de los dos próximos pagos a cuenta por las viviendas que han adquirido y aún están en construcción y pendientes de entrega.

Las inmobiliarias permitirán acogerse a esta posibilidad a todos los compradores que así lo soliciten, sin realizar evaluación previa alguna de su coyuntura económica. Las grandes promotoras buscan de esta forma colaborar con las "economías familiares", al ser "conscientes" de la "gravedad de la situación, y minimizar "en la medida de lo posible" los efectos económicos negativos que puedan estar sufriendo sus clientes a causa de la crisis sanitaria.

"Se trata de una iniciativa de responsabilidad y compromiso social que busca tener un impacto positivo en las familias", según indican en un comunicado conjunto las inmobiliarias que en conjunto suman miles de viviendas 'prevendidas' y actualmente en construcción y pendientes de entrega a sus compradores.

En este sentido, fuentes de las compañías indicaron a Europa Press que todas ellas mantienen en marcha las obras de edificación de todas las promociones, habiendo tomado y aplicado, tanto ellas como las constructoras que las ejecutan, todas las medidas de seguridad y prevención fijadas por las autoridades sanitarias.