Coronavirus: Calvo, posible quinta infectada de la manifestación del 8-M, ingresada en la Clínica Ruber

Ketty Garat

Irene Montero, Carolina Darias, Begoña Gómez, la madre de Pedro Sánchez y ahora Carmen Calvo. Una a una la cabecera del 8-M va cayendo.

Ketty Garat | 2020-03-23

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, está ingresada en la clínica privada Ruber de Madrid desde este domingo por la tarde, según han confirmado esta mañana fuentes del Gobierno. Según un comunicado hecho público desde el Palacio de la Moncloa, la número dos de Pedro Sánchez no ha optado por ninguno de los doce hospitales de la sanidad pública madrileña. Moncloa hablaba en un primer momento de un hospital madrileño pero ahora concreta que se trata de la prestigiosa Clínica Ruber y lo justifica por tratarse Calvo de una "funcionaria de carrera" a quien acoge "el acuerdo con los convenios de Muface, la mutualidad pública a la que pertenece".

Calvo llevaba desaparecida unos días, lo cual motivó la pregunta reiterada de Libertad Digital por una posible infección más en el Ejecutivo, pregunta que no se le quiso formular desde la Secretaría de Estado de Comunicación al presidente del Gobierno Pedro Sánchez en sus últimas tres comparecencias.

Según un comunicado de Moncloa, Calvo acudió "ayer por la tarde a un hospital madrileño y, tras las pruebas médicas realizadas, los facultativos decidieron su ingreso para recibir el tratamiento prescrito por la infección respiratoria". Su entorno explica a este periódico que "se le han realizado los test pero aún estamos esperando el resultado" por lo que no se puede hablar de infectada, todavía.

Se trataría del tercer miembro del gobierno infectado, todas mujeres, después de los casos de la ministra de Igualdad, Irene Montero, y la de Política Territorial, Carolina Darias. Las tres asistieron a la manifestación feminista del 8-M, así como la también infectada mujer del presidente, Pedro Sánchez, Begoña Gómez y la madre del jefe del Ejecutivo, que también se encuentra en ingreso hospitalario.

Una cabecera en la que también se encontraban la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, quien en un primer test realizado dio negativo, la ministra de Educación, Isabel Celaá, y la exministra de Trabajo, Magdalena Valerio.