La tragedia que oculta el Gobierno: tres datos alarmantes sobre el impacto del coronavirus en España

Manuel Llamas

España registra una evolución mucho peor que la de Italia. El número de fallecidos habría sido muy inferior si se hubiera actuado a tiempo.

M. Llamas | 2020-03-26

"Ahora va a llegar la ola". Esta es una de las frases que pronunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su comparecencia televisiva del pasado sábado. Dicha advertencia, junto con la prórroga del estado de alarma durante otros 15 días, hasta el 12 de abril, da buena cuenta de las duras semanas que va a sufrir el país como consecuencia de la crisis del coronavirus.

Pero, ¿a qué se refería Pedro Sánchez? ¿Cuáles son los datos o estimaciones que maneja el Gobierno para que lance semejante advertencia sin atreverse siquiera a dar una cifra sobre el posible número de contagiados y muertos que provocará el COVID-19 en las próximas semanas? Existen, como mínimo, tres datos alarmantes a tener en cuenta de cara a estimar el posible impacto que tendrá el coronavirus en España.

1. España está peor que Italia

El primero es el dato oficial de fallecidos por el coronavirus. El pasado martes, 24 de marzo, España cerró con un total de 3.434 muertes, lejos todavía de las cerca de 7.500 que contabilizaba Italia. El problema es que España va con algunos días de retraso, dado que el virus se propagó antes en el país transalpino.

De ahí que la comparación correcta consista en analizar la evolución de contagiados y fallecidos desde un punto común de inicio. En este caso, tal y como señalan desde Gurusblog, a partir de haber registrado 17 fallecidos. Ahí es cuando se observa que la situación de España es mucho peor que la de China, donde surgió inicialmente el brote, e incluso Italia. De mantenerse esta tendencia, por tanto, todo apunta a que el número de fallecidos en España será también superior.

2. Los casos reales son 10 veces superiores

España ronda ya los 50.000 contagios confirmados, pero el número real es muy superior. El pasado martes, con unos 64.000 casos oficiales, Italia anunció que la cifra real puede ser hasta diez veces mayor. Es decir, más de 600.000 personas infectadas, según señaló el jefe de la Protección Civil italiana, Angelo Borrelli. "Los números son diferentes. La epidemia va más rápido que nuestra burocracia", admitió.

Un estudio publicado el pasado fin de semana señalaba que España tan sólo había contabilizado al 5% de los afectados —unos 28.000 en esas fechas—, debido al escaso número de test realizados, de modo que la cifra real podría rondar las 560.000 personas. A día de hoy, superaría ya el millón de infectados. Aún así es muy difícil de estimar, ya que el rango puede ser incluso superior, hasta multiplicar por 30 la cifra oficial, según las diferentes estimaciones existentes.

cov-001.jpg

Y es que España, por mucho que el Gobierno se empeñe en decir lo contrario, es uno de los países afectados que ha realizado menos test para localizar y confirmar a los contagiados.

cov-002.jpg

En todo caso, y partiendo únicamente de los datos oficiales reportados por el Gobierno, los expertos de la Universidad de Valencia estiman que España alcanzaría el pico de infectados entre el 20 de mayo y el 6 de junio, con una horquilla que puede oscilar entre los 600.000 y los 1,2 millones de contagiados oficiales (la cifra real sería, probablemente, muy superior). Aún así sigue siendo prematuro ofrecer una cifra fidedigna, ya que, tal y como reconocen estos mismos investigadores, están trabajando "en un modelo más elaborado, con nuevos parámetros".

cov-003.jpg

3. Decenas de miles de muertos

Pero la cifra más alarmante, sin duda, será la de fallecidos. Ya existen algunas estimaciones oficiales al respecto. La Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias, por ejemplo, calcula unas 280.000 hospitalizaciones y 56.000 fallecimientos por coronavirus, con un pico de contagios que se alcanzaría a finales de abril, como escenario "más probable" si las medidas de contención adoptadas hasta el momento no funcionan, según informa El Confidencial.

Por otro lado, un informe interno de los servicios sanitarios de la Generalidad de Cataluña, datado el pasado martes, estima que el volumen de infectados puede alcanzar al 5,3% de la población total, con un pico a finales de abril, exigiendo la prolongación del confinamiento hasta mediados de mayo o principios de junio. En Cataluña, calculan unos 350.000 afectados y hasta 13.000 muertos, lo cual, extrapolando dicho cálculo al conjunto de España, sumaría más de 2 millones de infectados y cerca de 80.000 muertos en todo el país.

La inacción del Gobierno pasa factura

Ante tal desastre, cabe preguntarse qué hubiera pasado si el Gobierno, en lugar de esperar hasta la semana posterior al 8 de marzo, hubiera actuado antes para frenar la infección. La experiencia de pandemias anteriores, como la de la gripe española de 1918, demuestra que la inacción por parte de las autoridades se traduce en vidas humanas. La ciudad de St. Louis, en EEUU, adoptó medidas seis días antes que Pittsburg y registró menos de la mitad de muertes por ciudadano.

cov-005.jpg

Asimismo, en el modelo teórico desarrollado por Tomas Pueyo, basado en la experiencia china de Hubei, retrasar un día la adopción de medidas de distanciamiento social acaba generando un 40% más de infectados, de modo que, si las autoridades hubieran declarado el cierre el 22 de enero en lugar del día 23, habrían reducido el volumen de casos en cerca de 20.000. personas.

cov-004.jpg

Y todo ello sin contar que los países que actuaron de forma temprana contra el coronavirus, adoptando medidas de prevención desde el principio, como Corea del Sur, por ejemplo, registraron tasas de mortalidad hasta diez veces más bajas (0,5%) que los que esperaron a que la infección se extendiera de forma sustancial (5% o más). España, por desgracia, se encuadra entre los países que actuaron muy tarde. Las consecuencias se sufren ahora.