El BCE alivia los límites a las compras de deuda en su plan de emergencia contra el coronavirus

"El Eurosistema no tolerará riesgos para la transmisión de su política monetaria en todas las jurisdicciones de la zona euro", subraya la institución.

LD/Agencias | 2020-03-26

El programa de de compras de emergencia en caso de pandemia (PEPP por sus siglas en inglés) del Banco Central Europeo (BCE), anunciado la semana pasada por el instituto emisor de la eurozona y con un alcance de 750.000 millones de euros), no estará sujeto a las restricciones de sus otros programas de adquisición de activos, que limitan la cantidad de cada emisión de deuda que puede comprar la entidad en los mercados, lo que en la práctica deja las manos libres al BCE para implementar sus compras.

En una decisión del Consejo de Gobierno del BCE, publicada por el Diario Oficial de la Unión Europea, el banco central declara que "para garantizar la eficacia" del PEPP no se aplicarán las limitaciones sobre tenencias consolidadas aplicadas a sus anteriores programas de compra de deuda.

De este modo, el BCE podrá dejar de aplicar el límite del 50 % por código ISIN en el caso de instrumentos de renta fija negociables admisibles emitidos por organizaciones internacionales y bancos multilaterales de desarrollo admisibles, así como la restricción de un 33% por código ISIN en el caso de otros instrumentos de renta fija negociables admisibles.

Asimismo, el BCE subraya que, aunque las compras de deuda pública seguirán guiándose en su distribución por la clave para la suscripción del capital de la institución, abordará sus compras bajo este programa "con un enfoque flexible, a fin de evitar que las perturbaciones actuales de la curva de la deuda soberana agregada de la zona del euro se traduzcan en nuevas distorsiones de la curva de tipos de interés", además de comprar instrumentos de renta fija con plazos de vencimiento inferiores a los adquiridos con arreglo a programas anteriores.

En este sentido, el nuevo programa de emergencia contra el coronavirus podrá adquirir valores de renta fija negociables con un vencimiento residual mínimo de 70 días y máximo de 30 años y 364 días.

Además, "a fin de garantizar la eficacia del PEPP, el Eurosistema acepta el mismo tratamiento (pari passu) que los inversores privados en lo relativo a los instrumentos de renta fija negociables del sector público que pueda comprar".

Asimismo, el instituto emisor se compromete a publicar semanalmente el valor contable agregado de los valores mantenidos con arreglo al PEPP y a informar todos los meses sobre las compras netas mensuales y las compras netas acumuladas.

El BCE anunció el pasado 18 de marzo el lanzamiento de su nuevo programa de compras de emergencia contra la pandemia de coronavirus con una dotación total de 750.000 millones de euros y que estará en vigor hasta que haya terminado la fase de crisis por el Covid-19, garantizando que como mínimo seguirá comprando activos hasta final de 2020.