Recomendaciones deportivas de LD durante la cuarentena por el coronavirus: 'OJ: Made in America' (XIV)

Sergio Valentín

Sergio Valentín continúa en LD su serie de recomendaciones de películas, series y documentales de temática deportiva durante la cuarentena.

Sergio Valentín  | 2020-04-03

En 2016, la crítica y el jurado especializado coincidió en reconocer el extraordinario trabajo que había realizado la ESPN en el documental OJ: Made in America. Obtuvieron los más prestigiosos premios, incluyendo el Oscar al mejor largometraje documental, y no es para menos. Es una delicia ver el excelente resultado que se obtiene de sumar una minuciosa investigación periodística y una narrativa cinematográfica. ¿Creen saber todo sobre Orenthal James Simpson y su popular juicio de 1995? Vean esta mini serie-documental y comprobarán que no es así.

Son 450 minutos en total, distribuidos en cinco capítulos. En los dos primeros hacen algo esencial y más después de tantos años desde su caso: contextualizan el documental, detallando todo lo esencial. Quién es OJ Simpson, cómo ha llegado a ser la mayor estrella mediática deportiva en Estados Unidos, la posición que tenía él en una sociedad todavía dividida por el color de la piel y el papel que quiso desempeñar en un momento tan delicado para el país. Este es su ascenso pero, evidentemente, luego llega el descenso, su caída a los infiernos, televisada durante 24 horas al día, los siete días de la semana, tras el asesinato un 13 de junio de su exmujer, Nicole Brown, y de un amigo de ella, Ronald Goldman. Van a comprobar cómo se desarrolló su famoso y extraño juicio y, la mejor parte para mí, cómo el documental no se detiene tras la sentencia y se sumerge en la nueva vida de OJ, un personaje devorado por una realidad que no quiso admitir. El joven deportista, referente y modelo para tantos, se convirtió en el hazmerreír de América.

El documental gustará especialmente a aquellos que les gusta el deporte y que también les interese cómo evolucionó la sociedad estadounidense en los últimos años del siglo XX. Es meticulosa y ahí creo que radica su grandeza, en que no han escatimado en nada. La aportación periodística con investigación, entrevistas, imágenes... la estructura cinematográfica recreando la atmósfera de la época y donde yo destaco lo bien que empatizan con el público al no dar por hecho nada. Agradezco que pierdan unos minutos en localizarte geográficamente los hechos más importantes porque a veces parece que los documentales están hechos sólo para gente local. Y el documental tiene una tercera pata sobre la que basó su éxito, y es que también se plantearon como objetivo remover la conciencia del espectador.

El trabajo es extraordinario. Van a ver una historia trágica que te cautiva. ¿Cómo pueden mantenerte en vilo con una historia cuyo desenlace todos conocemos? Pues pese a ello, lo consiguen.