Mueren 9 farmacéuticos y cierran farmacias por la desprotección: "Simón dijo que eran riesgos de nuestra profesión"

Elena Berberana

El epidemiólogo afirmó el 23 de marzo que la actividad de los boticarios era similar comparó a las cajeras de los supermercados.

Elena Berberana | 2020-04-09

Ni mascarillas, ni geles, ni guantes, ni alcohol suficiente. Tampoco están siendo sometidos a las pruebas de PCR para detectar el Covid-19. El drama que están viviendo los farmacéuticos por el elevado riesgo de exposición sin contar con el material sanitario de protección adecuado, se va acrecentando por momentos. Los contagios en los establecimientos aumentan, y las muertes de los boticarios es una trágica realidad en todo el territorio nacional. Lo avisaron, tanto el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos como el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, denunciaron que abandonarlos a su suerte iba a traer graves consecuencias irreparables. Y ha ocurrido, sigue ocurriendo.

La reciente muerte de un farmacéutico en Granada, eleva ya a 9 los profesionales de farmacia muertos durante esta emergencia, seis de Madrid, uno de La Rioja, uno en Granada y una farmacéutica de Ciudad Real. Los contagios han aumentado un 66% entre el número de profesionales de las farmacias. En total, 459 profesionales de las farmacias están ingresados o guardando cuarentena por coronavirus, y 236 farmacias tienen algún trabajador afectado.

Como consecuencia en España ha empezado el goteo de cierres de farmacias, de momento, 65 están cerradas temporalmente, sin embargo, el virus corre como la pólvora y conforme se están escribiendo estas líneas, el dato ha podido quedar ya desactualizado por la velocidad de propagación del coronavirus.

farmacia.jpg
Una farmacia de Madrid

"Somos los que recibimos la primera tos, los que están en la primera línea de batalla porque estamos dispensando medicamentos a pacientes que vienen infectados o que presentan los síntomas del Covid-19. El Ministerio de Sanidad nos ha dejado fuera de la ecuación de reparto de material sanitario. Los farmacéuticos y auxiliares no tienen mascarillas para ellos. Algunos boticarios están siendo enviados a sus casas en vista de que no tienen nada con que protegerse del virus mientras atienden. No hay mamparas en todos los sitios y las distancias de seguridad no están evitando los contagios, parece ser", recalcan fuentes del COFM.

¿Fuera de riesgo?

Entre los farmacéuticos se respira un profundo malestar e indignación. El abandono que denuncia la COFM por parte de las autoridades sanitarias apunta a las declaraciones el director del Centro de Alertas Sanitarias, Fernando Simón el 23 de marzo. El epidemiólogo comparó el papel sanitario de los farmacéuticos con la labor que desempeñan las cajeras de los supermercados". De esta forma dejaba de priorizar el envío de material de protección a los farmacéuticos por considerar que "eran riesgos de la profesión" lo que encolerizó al sector farmacéutico.

Esta respuesta fue la que dio durante la comparecencia tras una pregunta formulada por IM Farmacias sobre la necesidad de reforzar la protección de las oficinas de farmacia. Fernando Simón alegó que, con respetar las medidas de seguridad como en los supermercados, era suficiente. Y no solo eso, desde el Ministerio de Sanidad se decidió no hacerles test Covid-19 a los boticarios al considerarlos "fuera de riesgo".

Tras el envío consecutivo de cartas para que el epidemiólogo rectificara estas más que desafortunadas declaraciones, los boticarios no han tenido ningún tipo de respuesta ni de perdón por parte del director del Centro de Alertas Sanitarias, tampoco del ministro de Sanidad.

En evidencia

Los farmacéuticos entienden los riesgos de la profesión, pero, si esos mismos riesgos se podían haber evitado y, es más, plantearon cómo hacerlo desde el gremio, ¿por qué han jugado y siguen haciéndolo con la vida de estos profesionales sanitarios? ¿por qué no los ha considerado de riesgo?

Los datos que han enviado desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos dejan en evidencia la tesis sostenida por Fernando Simón y su equipo de expertos junto con el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

image002.jpg

El desabastecimiento de material que sufren en las farmacias deja a sus empleados al descubierto ante el peligro y en primera línea de batalla. Los profesionales no entienden cómo el Gobierno considera que una farmacia puede tener el mismo riesgo que una frutería.

En una carta abierta el COFM expresaba el enfado y, además, vaticinaban el peor de los desenlaces en muchos locales. Merece la pena recordar lo que los farmacéuticos alertaban con fecha del 23 de marzo al Gobierno si continuaban siendo tratados como mero atrezzo de la pandemia:

"De ningún modo se puede comparar, tal y como ha hecho Fernando Simón de forma totalmente desafortunada, la labor sanitaria que ejercen los farmacéuticos españoles a la hora de atender las necesidades de salud de la población con las que desempeñan otros profesionales, como pueden ser el personal de las cajas de los centros de alimentación y supermercados que, desde aquí, aprovechamos para reconocer y agradecer como se merece. Esta recomendación que, evidentemente suscribimos y que debería haberse también impuesto cuando la situación lo requirió, no es suficiente medida de protección para los profesionales que trabajan en las oficinas de farmacia, como establecimientos sanitarios obligados a abrir sus puertas al público por aplicación del Real Decreto de estado de alerta.

Los farmacéuticos españoles, y los madrileños en particular, están trabajando en muchas ocasiones en unas condiciones de gran precariedad, poniendo en riesgo su salud y la de sus familias al no disponer de medidas de protección eficaces para enfrentarse a situaciones donde pacientes con síntomas más que evidentes de haber contraído la enfermedad entran en las farmacias en busca de consejo sanitario o asumen el riesgo de llevar la medicación a personas que viven solas y que son enfermos crónicos y dependientes que no pueden salir de casa. Los farmacéuticos madrileños asumimos, efectivamente, los riesgos inherentes a la profesión, pero eso no significa que tengamos que sacrificar nuestra salud ni tampoco la de nuestras familias, porque no dispongamos de medidas de protección por una falta de previsión total".

Por desgracia, estos presagios se han cumplido para los 9 farmacéuticos que han fallecido. Para evitarlo, una vez más, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, ruega al Gobierno encarecidamente que "se incluya a los farmacéuticos entre los profesionales sanitarios a los que se les realiza las pruebas de detección del Covid-19, atendiendo a la población en primera línea de asistencia".

El COFM recuerda que están haciendo enormes esfuerzos por conseguir material para proteger a los farmacéuticos. Y ha informado a este diario que están trabajando con la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para comprar material. Gracias a esta colaboración, a través de la Consejería ya han repartido "nuevos palés de mascarillas y 2.900 cajas de guantes (100 pares de guantes por farmacia) que están llegando a todas las oficinas de la farmacia de la región a través de la ruta de Cofares, distribuidora que proveerá puntualmente este material, más allá de ser o no clientes habituales".

Pero insisten desde el COFM que este material es absolutamente insuficiente y se quejan de "la mala gestión del virus que está haciendo el Gobierno de España".