Torra aprovecha la crisis del coronavirus para subirles la pensión a Puigdemont, Pujol, Mas, Maragall y Montilla

Pablo Planas

Introduce un aumento del 0,9% en las pensiones de los expresidentes autonómicos dentro de un decreto ley para "paliar los efectos de la pandemia".

Pablo Planas (Barcelona) | 2020-04-16

La emergencia sanitaria, social y económica por el coronavirus ha sido la excusa utilizada por el presidente de la Generalidad, Quim Torra, para subir las pensiones de los expresidentes de la institución autonómica. Así, Torra no ha tenido el más mínimo reparo en aprovechar un decreto ley sobre "medidas económicas, sociales y administrativas para paliar los efectos de la pandemia generada por el covid-19 y otras complemetnarias" para proceder a un aumento del 0,9% en las retribuciones mensuales del prófugo Carles Puigdemont, el evasor fiscal confeso Jordi Pujol, el instigador de proceso separatista Artur Mas y los que fueran presidentes socialistas de la Generalidad Pasqual Maragall y José Montilla.

Tras un largo listado relativo a medidas sobre la protección de la infancia como prestaciones económicas urgentes para la acogida de menores, beneficios fiscales para donaciones, ventajas fiscales para centros educativos y sociosanitarios, gestión de residuos sanitarios y sueldos públicos, entre otras, el decreto cuela una disposición que dicta lo siguiente: "Con efectos del 1 de enero de 2020, la cuantía de las pensiones a que hacen referencia los apartados primero y tercero del artículo 30 de la Ley 4/2017, del 28 de marzo, se incrementan en un 0,9% respecto a las vigentes a 31 de diciembre de 2019. Las pensiones y asignaciones temporales otorgadas al amparo de la Ley 6/2003, de 22 de abril, del estatuto de los expresidentes de la Generalidad, y de la Ley 2/1988, de 26 de febrero, sobre asignaciones temporales y pensiones a los presidentes del Parlamento, al cesar, y a sus familiares, se tienen que actualizar de acuerdo con su normativa".

Los expresidentes autonómicos tienen derecho al cumplir 65 años a una retribución del sesenta por ciento de lo que cobraban como presidente, cantidad que se verá aumentada en plena emergencia sanitaria y a las puertas de una crisis económica en casi un uno por ciento.

Con esta disposición, Torra, Puigdemont y Mas, por ejemplo, cobrarán más de ochenta mil euros anuales en concepto de pensión como expresidentes regionales.