Recomendaciones deportivas de LD durante la cuarentena por el coronavirus: 'Múnich' (XXVI)

Sergio Valentín

Sergio Valentín continúa en LD su serie de recomendaciones de películas, series y documentales de temática deportiva durante la cuarentena.

Sergio Valentín | 2020-04-21

La película Múnich tiene muy poco que ver con los deportes pero sí parte del que es el día más negro en la historia de todos los Juegos Olímpicos. Fue el 5 de septiembre de 1972, cuando ocho terroristas de Septiembre Negro se colaron en la Villa Olímpica, haciéndose pasar por deportistas, con la intención de secuestrar a atletas de la delegación de Israel. Algunos consiguieron escapar, dos murieron en el asalto y nueve fueron retenidos a punta de arma. En las siguientes horas, con el edificio ya rodeado por las fuerzas de seguridad de Alemania, los secuestrados hicieron saber que pedían la liberación de 200 árabes.

munich-cartel.jpg
Cartel de la película

Tras no conseguir un acuerdo con Israel, todo terminó en el aeropuerto donde la seguridad alemana intentó evitar la huida de los secuestrados a Egipto. El balance fue desastroso. Murió un piloto, un policía alemán, cinco de los ocho terroristas y los nueve atletas israelíes secuestrados. La tragedia no alteró el desarrollo de los Juegos Olímpicos. Al día siguiente todo continuó con normalidad, salvo por el hecho de que, a excepción de los países árabes, las banderas nacionales estaban a media asta. Los Juegos Olímpicos de Múnich se disputaron pero sí fueron un punto de inflexión. A raíz de esta tragedia, se cambiaron las medidas de seguridad en cualquier evento deportivo de esta envergadura. Los terroristas, antes de acceder a las habitaciones donde descansaban los atletas de Israel, solo tuvieron que saltar una valla de un par de metros de altura. No había ni personal de seguridad.

Steven Spielberg dirige una excelentísima película que parte desde esta línea de salida. Cinco nominaciones a los Oscar, incluyendo mejor película, director y guión adaptado, son suficiente aval. El actor principal es Eric Bana, que interpreta a un agente especial del Mossad, encargado de ejecutar una misión altamente secreta: asesinar a los responsables de la matanza de Munich. Entre su equipo está el futuro James Bond, Daniel Craig. Para mí, es una de las mejores películas de la década. Un relato especialmente duro sobre unos años turbios y cuya historia es contada de una forma u otra, dependiendo de quien sea el emisor. Spielberg es valiente al no ser políticamente correcto. Es un vibrante thriller político donde se intercalan momentos de tensión con otros más íntimos en los que sus protagonistas se preguntan hasta qué punto está justificada la venganza o el poder de decisión que tienen al ser marionetas del estado.

Es un ojo por ojo durante dos años que nos llevarán a Múnich, Israel, París, Atenas, Roma, Holanda, Beirut, Tarifa y Nueva York. Una venganza que termina, cómo no, en un callejón sin salida. La película es larga pero no le sobra ninguna escena. Es quizá la recomendación menos deportiva que he hecho desde que comenzó la cuarentena pero espero que me la acepten, como el pulpo es animal de compañía.