El déficit de Sánchez ya supuso 1.900 euros al año por familia antes del coronavirus

Diego Sánchez de la Cruz

El descuadre del Tesoro se ensanchó en 2019 y amenaza con ser insostenible en 2020.

Diego Sánchez de la Cruz | 2020-05-04

En el año 2007, coincidiendo con el estallido de la Gran Recesión, las Administraciones Públicas sumaban unas obligaciones de 383.798 millones de euros, equivalentes al 35,8% del PIB y a 8.404 euros por habitante. Desde entonces, la falta de estabilidad presupuestaria ha devenido en un déficit crónico que ha elevado la deuda pública hasta alcanzar los 1.188.862 millones de euros, un monto que supone el 95,5% del PIB y que representa unos pasivos per cápita de 25.241 euros.

Entre 2007 y 2019, el aumento de la deuda pública ha acumulado 805.064 millones en nuevas obligaciones. Si ajustamos estas cifras para tener en cuenta el tamaño de la población española, encontramos que la subida de las obligaciones del Tesoro ha supuesto un aumento de las obligaciones por habitante equivalente a 16.837 euros por ciudadano o, lo que es lo mismo, 43.283 euros más por familia.

Aunque el saldo presupuestario mejoró entre 2012 y 2018, el curso 2019 se cerró con un nuevo aumento del déficit. Según ha podido comprobar la agencia europea estadística Eurostat, el descuadre entre ingresos y gastos ascendió a 35.195 millones de euros, unos 2.300 millones más de lo que había anunciado el gobierno español.

El déficit "maquilla" el gasto insostenible

A partir de los datos anteriores, puede estimarse que el gasto público sufragado con cargo al Tesoro en vez de con ingresos fiscales ascendió en 2019 a 1.900 euros anuales (los 35.195 millones repartidos entre los más de 18 hogares de nuestro país). Dicho de otro modo: si el gobierno no estuviese recurriendo a la deuda y presentase un presupuesto equilibrado, se vería obligado a realizar un ajuste equivalente a 1.900 euros por hogar, bien vía subida de impuestos, bien vía rebaja de gastos.

Esta situación solo irá a peor durante el curso 2020, puesto que las proyecciones disponibles avanzan una honda crisis fiscal asociada al desplome de ingresos tributarios y el aumento de gasto decretado por el gobierno para lidiar con la emergencia del coronavirus. Esta crisis fiscal, avanzada a comienzos de marzo por Libre Mercado, hará que el déficit se mueva en una horquilla de entre el 7% y el 11% del PIB, según los cálculos del Banco de España.