La hostelería cambiará: adiós a los servilleteros, a las cartas compartidas, a los palilleros…

Los empleados deberán usar mascarilla en el caso de que no se pueda cumplir con la distancia de seguridad.

Libre Mercado | 2020-05-09

El Boletín Oficial del Estado ha dado a conocer las nuevas medidas que el sector hostelero tendrá que tomar en su vuelta a la actividad. Destaca que todos los establecimientos hosteleros tendrán que cambiar elementos tan habituales como la carta y buscar alternativas para que todo lo común y compartido pase a ser individual en los establecimientos.

Las nuevas medidas que recoge el BOE ante el virus Covid-19 son:

Las propuesta de los hosteleros

Estas medidas van en la misma linea del sector, aunque la principal disconformidad está en los aforos. Así, la cadena de valor de la hostelería, representada por Hostelería de España, la asociación empresarial Aecoc y la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (Fiab) ha presentado al Gobierno un plan de medidas para la desescalada del sector entre las que figuran no limitar los aforos de los locales, garantizando la seguridad sanitaria con distancias interpersonales de hasta un 1,5 metros.

Sus impulsores piden al Gobierno que cambie su decisión de limitar el aforo de terrazas y salas al 50% para que la capacidad de cada establecimiento dependa de su superficie y de que se puedan garantizar las distancias de seguridad. En concreto, piden que el aforo sea de una persona por cada 1,5 m2 en terrazas, el interior de los locales y en bufés; un persona por cada 1,2 m2 en eventos; una persona por cada m2 en las barras; y una persona por cada 0,5 m2 en discotecas y locales de ocio.

Así figura en el documento enviado ayer viernes al Gobierno, que también incluye medidas como hacer cuestionarios epidemiológicos a los clientes para saber si tienen síntomas o tomar la temperatura antes de dejarles acceder al establecimiento.

Además, el Instituto para la Calidad Turística Española, en colaboración con Hostelería España, han elaborado también un borrador que reúne requisitos y recomendaciones. Estas medidas se complementan con la petición del sector para pedir la creación de un distintivo acreditativo de "hostelería segura" que aporte confianza a los trabajadores y clientes sobre el cumplimiento de una serie de medidas de limpieza, salud e higiene en los establecimientos una vez estos reactiven su actividad.

Entre las medidas se incluyen: evitar los saludos con contacto físico entre trabajadores y entre trabajadores y clientes; los empleados deberán usar mascarilla en el caso de que no se pueda cumplir con la distancia de seguridad; cursillos de información para prevenir el contagio; lavarse las manos con agua, jabón y desinfectante frecuentemente; dejar los objetos personales en taquillas; y, por último, evitar el uso de objetos comunes como la caja, los TPV, etc.

Por otro lado, se pide a los propietarios mayor formación para sus empleados, habilitar vestuarios en los que poder cambiarse de ropa y calzado cada ves que se entre y se salga de trabajar, tener personal dedicado a la desinfección de los aseos y ofrecer jabón desinfectante a los trabajadores.

Desde el sector también anuncian medidas como el establecimiento de la medida de separación de seguridad marcada con líneas en el suelo, algo similar a las que se pueden ver en las colas de los supermercados. Del mismo modo, también insisten en utilizar métodos de pago contactless para evitar el efectivo, utilizar mantelería de un solo uso, evitar el uso de cartas en papel y en su defecto ponerla sobre una pizarra o cantarla. También se pone sobre la mesa eliminar productos de autoservicio (servilleteros, palilleros, vinagreras, aceiteras, etc.) priorizando monodosis desechables.

Los hosteleros también barajan otras medidas de seguridad que tienen que ver con la desinfección continua de mesas, cubiertos vasos y todos aquellos utensilios que sean usados por varios clientes. Una tarea que implementará las labores del personal y que requerirá contar con empleados formados específicamente para las tareas de desinfección de baños, cocina, sala y los propios utensilios.