Más sobre neolengua

Jesús Laínz

El sueño de cualquier dictador: que los ciudadanos sean los gendarmes de sí mismos, no reprimidos por la porra, sino por su propia autocensura.

Jesús Laínz | 2020-05-14
Hágase socio si quiere imprimir este artículo.