Sabino Méndez: "Los ochenta fueron un momento dulce, luego se nos congeló la sonrisa"

Mariano Alonso

Sabino Méndez, compositor y escritor, es entrevistado para Libertad Digital por Mariano Alonso en la sección Robinsones Confinados

Mariano Alonso | 2020-05-21

Sabino Méndez (Barcelona, 1961) pasa el confinamiento en Sitges, aunque por poco no se ve atrapado en Londres, desde donde regresó apresuradamente tras decretarse el estado de alarma a mediados de marzo. Visitaba allí a su hijo, estudiante de Biología Médica en el Imperial College, disciplina y centro académico más en boga que nunca.

Pero lo suyo ha sido, es y serán las letras. Las que le conquistaron de niño, las que muy precozmente compuso en su época en Loquillo y Trogloditas en canciones como Rock and Roll Star, Cadillac Solitario o El Rompeolas que están ya en la memoria de varias generaciones y las que, en tramo más largo, empezó a juntar hace ahora veinte años en su debut literario (o libresco, pues la del escritor de canciones también es literatura) “Corre Rocker”. Una obra, cuya portada en formato gigante luce orgulloso, subtitulada oportunamente “crónica personal de los ochenta” que ahora reedita Anagrama y en la que, como en esta hora de conversación con Libertad Digital, se habla sin tapujos de la cara A de aquellos luminosos años, y también de la B. “Antes del Sida todo fueron fuegos artificiales”; “los ochenta fueron un momento dulce, luego se nos congeló la sonrisa”; “teníamos la mítica de las drogas, luego las conocimos”…difícil elegir un titular. Méndez, sin embargo, no es un hombre nostálgico colgado únicamente del recuerdo, y así nos habla de la “dramática” situación a la que se ve abocada la industria musical tras el coronavirus, de la “enorme trampa” que pueden suponer, considera, los conciertos que muchos músicos están dando estos días en las redes sociales o del día de su reencuentro con Loquillo muchos años después de todo, ambos con la misma gabardina y el mismo modelo de móvil. Siempre tan iguales y, a la vista, tan distintos.