Las 15 afirmaciones del juez que confirman el paso de Iglesias de víctima a verdugo en el caso Dina

Miguel Ángel Pérez

El magistrado Manuel García Castellón ha confirmado la retirada de la condidición de perjudicado de Pablo Iglesias en el caso Dina.

Miguel Ángel Pérez | 2020-06-20

El titular del Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, rechazaba este miércoles el recurso de reforma presentado por el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, contra la decisión del propio magistrado de retirarle la condición de perjudicado en la llamada "pieza Dina" del caso Villarejo. En este caso se investiga el supuesto robo del teléfono móvil de su exasesora, Dina Bousselham.

Iglesias defendía en el recurso su condición de víctima de un delito de descubrimiento y revelación de secretos, trazando una conexión entre el encargo de la sustracción del móvil a Dina Bousselham con fines políticos, la publicación en Okdiario de imágenes procedentes del terminal sustraído y el investigado José Manuel Villarejo, a quien sitúa como ejecutor del plan para perjudicarle ante la opinión pública.

El auto del juez de 10 páginas que analizamos a continuación desmonta en 15 puntos el argumentario de Iglesias en la causa y le deja al borde de la imputación a la espera del informe de la Policía Científica sobre la destrucción de la tarjeta de memoria del móvil que el líder de Podemos entregó a su exasesora:

"A medida que fue avanzando la investigación, las diligencias practicadas revelaron un escenario diferente, y es este nuevo escenario el que conduce a la decisión de revocar a Pablo Iglesias en su condición de perjudicado".

"Pablo Iglesias tuvo en su poder la tarjeta de Dina Bousselham antes de que se crearan los archivos hallados en poder de José Manuel Villarejo. Iglesias recibió la tarjeta de Bousselham el 20 de enero de 2016. Sin embargo, no se ha encontrado en poder del investigado Villarejo dispositivos que contengan información de Dina anteriores al día 14 de abril de 2016".

"Todos los dispositivos encontrados en el domicilio de Villarejo fueron copiados de otro anterior creado en diciembre de 2015 y que no ha sido hallado hasta la fecha; es decir no ha resultado acreditado que Villarejo posea la primera copia de la tarjeta".

"Pablo Iglesias ocultó a Dina Bousselham la posesión de la tarjeta de memoria. Iglesias pese a ser conocedor del contenido de la tarjeta y de la sustracción de la misma, no devolvió a Dina la tarjeta hasta tiempo después, con consecuencias para el esclarecimiento de los hechos investigados".

"Este comportamiento de Iglesias se manifiesta incompatible con la dimensión que el recurrente pretende dar a la sustracción de la tarjeta y lo desvincula completamente de del argumentario sostenido, respecto a la presunta injerencia política".

"Es importante remarcar que el recurrente recibió la tarjeta y no le dijo nada a Dina pese a saber, qué contenía información personal e íntima de su titular, y que además la tarjeta había sido obtenida de forma ilícita".

"Iglesias mantuvo la tarjeta en su poder, sin poner, como mínimo, este hecho en conocimiento de la titular de la tarjeta y observar el contenido de la tarjeta, teniendo en cuenta el carácter particularmente degradante y vejatorio que el hecho tenía para Dina Busselham, su compañera de partido, en la medida que la tarjeta almacenaba fotografías, documentos y otros archivos de su esfera más íntima que habían acabado en manos de un medio de comunicación".

"Se desconoce cuándo recuperó Dina Bousselham la tarjeta de su teléfono, pero existen razones fundadas para entender que no debió ser antes de 2017".

"Bousselham señaló en sede judicial que la única fecha de referencia que podía aportar sobre el momento en que Pablo le devolvió la tarjeta, era la de los correos electrónicos mantenidos con la empresa a través de la que intentó recuperar su contenido; pues bien, en los correos electrónicos aportados por Dina se observa que esta actuación se inicia a principios de 2017".

"El 2 de agosto de 2016, después de la publicación de las imágenes en Okdiario, Dina Bousselham se persona como acusación particular en el Juzgado de Instrucción 5 de Alcorcón. Interpone recurso de reforma, el 28 de septiembre de 2016, y recurso de apelación, el 3 de febrero de 2017".

"En ninguno de estos tres escritos menciona un extremo tan relevante y decisivo para seguir con la investigación como podía ser que tuviese en su poder la tarjeta de memoria del teléfono sustraído, lo cual nos permite concluir, por pura coherencia procesal con lo que se pedía, que si no lo dijo fue porque no tenía la tarjeta en su poder".

"La omisión de Pablo Iglesias Turrión tuvo influencia en la investigación de los hechos que Dina Bousselham pretendía esclarecer".

"Pablo Iglesias Turrión devolvió dañada a Dina Bousselham su tarjeta de memoria".

"Dina Bousselham reconoció haber enviado a terceras personas no identificadas hasta ahora, las imágenes de las conversaciones mantenidas en los grupos de mensajería de los que ella formaba parte".

"Se desconoce el motivo por el que Dina Bousselham hizo estas fotografías, pero resulta acreditado que cuando Pablo Iglesias Turrión accedió al contenido de la tarjeta de memoria, el 20 de enero de 2016, pudo ver que estas imágenes estaban allí, como él mismo reconoció, admitiendo que examinó la tarjeta en un ordenador de la sede del grupo editorial del Sr. Asensio.