Larga vida a Victoria

Katy Mikhailova

┬┐Paga el contribuyente los bolsos de Chanel de Victoria Federica? La respuesta es no, de modo que Larga vida a Victoria...

Katy Mikhailova | 2020-06-20

...A Victoria Federica y a sus bolsos. Porque, no, señores, ni son falsos, ni los pagamos nosotros, los contribuyentes. ¿Qué fácil, verdad? Y qué pena que no podamos seguir alimentando la polémica sobre el destino inútil de nuestros impuestos. Que para inutilidad los Falcones de Pedro, pero ese ya es otro vuelo.

Y es que hace unos días la hija de la Infanta Elena ha sido carne de polémica en redes sociales por eso de que nosotros le pagamos los bolsos de Chanel en lugar de destinarlos a cuestiones más necesarias. Y, de ser así, razón no le faltaría. Pero la incultura, la desinformación y el tiempo libre juega malas pasadas. Y es que ni la infanta Elena ni su ex marido Jaime de Marichalar tienen sueldo, ya que, aun siendo familiares del Rey, ya no forman parte de la ‘Familia Real’, desde el momento en el que el Rey decide apartar a la infanta Cristina y Elena de la agenda de la Casa Real. Por lo que Victoria Federica tampoco gozaría de privilegios económicos ni sueldos. De hecho, como sabrán, la infanta Elena trabaja en la Fundación Mapfre desde el año 2008 y su cometido es la lucha por la integración laboral de personas con discapacidad.

Claro que a Victoria Federica lo de la moda le viene de familia, porque su padre está ligado a Loewe y Fendi desde hace ya algunos años.

De hecho, yo tuve la ocasión de conocer a Jaime de Marichalar precisamente en el homenaje que se le había realizado a Enrique Loewe Lynch en el Museo del Traje, allá por 2013, al despedirse éste de la presidencia de la Fundación Loewe. Y es que el que fue marido de la infanta Elena es consejero delegado de ambas empresas. Aunque al parecer su fichaje por estas marcas no se hizo ‘real’ hasta 2018, pese a llevar en el órgano de administración de Loewe desde 2004. Todo ello podría deberse a su buena relación con Bernard Arnault, la máxima autoridad de uno de los imperios de lujo más importantes del mundo LVMH.

En el 18 cumpleaños de Victoria Federica, cuando entra en la mayoría de edad y con ello en la mayoría de la prensa rosa, Jaime le regaló unos Manolo Blahnik. El ex Duque de Lugo frecuentaba los desfiles de Dior con total discreción (en segundas y terceras filas, alejado de los flashes), y su pasión por la moda clásica y refinada podría haberla "heredado" su hija. O no.

Sea como fuere, que Victoria Federica se pueda permitir el lujo de llevar un bolso de 5.800 euros, el modelo 2.55 (se llama así porque Coco Chanel lo diseñó en febrero de 1955) en su versión más "exclusiva", sienta muy mal. Y sienta aun peor que lo pague con dinero "privado", aunque parezca lo contrario. Y que encima lo luzca en fiestas, corridas de toros, o se reúna con unos amigos en la Fase 2, aún más. Como si ella no tuviera derecho a ser feliz. Y que para ser feliz y llevar lujo tuviéramos que ser progres y vivir en Galapagar.