El CEO de Airbnb: "Pasamos 12 años construyendo Airbnb y lo hemos perdido casi todo en 4-6 semanas"

"Los viajes como los conocíamos se han acabado", sostiene el CEO de Airbnb.

Libre Mercado | 2020-06-24

La crisis provocada por el coronavirus está afectando sin precedentes al sector turístico y el último en demostrar su efecto ha sido el CEO de Airbnb. "Pasamos 12 años construyendo Airbnb y lo hemos perdido casi todo en cosa de 4-6 semanas", así de contundente se ha mostrado Brian Chesky.

Airbnb era una de las compañías de mayor crecimiento en la última década y estaba preparando su salida a bolsa. Ahora, como muchas de las empresas relacionadas con el turismo, se enfrenta a un futuro incierto debido a las restricciones por la pandemia así como por el temor de rebrotes.

"El turismo tal y como lo conocíamos se ha acabado. No quiero decir que el viajar se haya terminado, sino que el modelo que conocíamos ha muerto, y no va a volver", ha comentado el CEO de Airbnb en una entrevista en la cadena de televisión americana CNBC.

"La gente quiere salir, pero estar segura. No quiere montarse en un avión, ni viajar por negocios, ni cruzar fronteras", ha ahondado, para después explicar que la tendencia se dirigirá a un turismo más doméstico y local, cercano a los grandes núcleos urbanos o sin salir del país. "Lo que ahora vamos a hacer es montarnos en el coche, conducir unos cuantos kilómetros a una pequeña comunidad, o ciudad, y quedarnos en una casa", explica Chesky.

A pesar de las devastadoras consecuencias, el CEO de la plataforma apunta a que el mercado "parece que se está recuperando", pero mira de reojo a las consecuencias que pueden tener nuevos rebrotes y el confinamiento. "Nos estamos recuperando más rápido de lo que pensábamos, pero no quiero tener falsas esperanzas", advierte al tiempo que avisa de que su empresa no está "absolutamente fuera de peligro".

Unas semanas atrás Airbnb hizo su mayor recorte desde su fundación y uno de los más importantes en la industria tecnológica durante esta pandemia. Casi 2.000 empleados fueron despedidos, lo que suponía el 25% de la plantilla aproximadamente. Centraron su negocio y recortaron en cosas no esenciales para sobrevivir durante esta temporada, por ejemplo en marketing y publicidad.