Villarejo denuncia que los fiscales amenazaron al anterior juez de la causa por "no plegarse a sus imposiciones"

Miguel Ángel Pérez

El comisario José Villarejo ha emitido un comunicado tras el escándalo entre la abogada de Podemos, Marta Flor y el fiscal Ignacio Stampa.

Miguel Ángel Pérez | 2020-06-30

El comisario José Villarejo ha emitido un nuevo comunicado en el que denuncia que los fiscales Anticorrupción, Ignacio Stampa y Miguel Serrano amenazaron con una querella al anterior juez de la causa, Diego de Egea, por "no plegarse a sus imposiciones".

Villarejo ha emitido dicho comunicado de 4 páginas tras el escándalo entre la abogada de Podemos, Marta Flor y el fiscal Stampa. Recordamos que Diego de Egea fue magistrado de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional y el instructor del caso Villarejo hasta su marcha en diciembre de 2018. En ese momento, el magistrado Manuel García Castellón tomó los mandos de la causa.

"¿Cómo calificar la campaña contra el anterior instructor de la causa, Sr. de Egea, al que no se le permitió seguir con la investigación porque no se plegaba a las imposiciones de los fiscales Anticorrupción, para lo que se utilizaron los medios más crueles e indignos y que pretendían seguir "métodos que dan miedo", como se ha publicado? ¿Hemos olvidado ya que cuando se le amenazó con una querella por revelación del secreto sumarial no tuvo más remedio que marcharse? ¿Puede haber mayor indignidad y aroma de alcantarilla en 'el sistema'?", afirma Villarejo.

"El señor De Egea", añade, "tenía un claro sentido de estado y visión de lo que iba a ocurrir, y sobre el hecho particular de que de seguir el plan de los fiscales Anticorrupción se iban a causar daños generales a los intereses de todos y a instituciones básicas que sostienen el régimen constitucional actual, especialmente si ese material de gran relevancia caía en manos inapropiadas".

"Ahora ese material está en manos de Marlaska –ya habrán podido comprobar quién es Marlaska y de lo que es capaz– y de la Fiscalía Anticorrupción, y su acceso al mismo los convierten en intocables, pues conocen la actividad de las cloacas del estado y de los distintos gobiernos de España desde hace más de 25 años, los movimientos de las grandes empresas españolas, y de las cloacas judiciales y fiscales, etc… como vulgarmente se dice hay para escribir un bestseller: El libro negro de la democracia española", sostiene el comisario.

Sobre el escándalo de la abogada de Podemos, Marta Flor, y el fiscal Ignacio Stampa, Villarejo señala que "este repugnante hecho demuestra por enésima vez la degradación de un proceso envilecido sin reparar en métodos antidemocráticos, de la índole que éstos fueren, muchos de ellos ya miserablemente explorados y usados; que persigue, como fin no único pero sí fundamental, mi irremediable muerte civil y si es posible mi muerte física ante la buscada agresión a mi deteriorada salud, que se apaga día a día; aunque voy a luchar porque resplandezca la verdad y los españoles lo conozcan todo, me cueste lo que me cueste: en mis planes no figura la rendición".

"Los fiscales del caso que vuelcan más su ira y su sectarismo que su técnica o pericia o celo contra mi persona siguen corrompiendo a pasos agigantados nuestro Estado de Derecho, que queda no solamente infectado como cuerpo sino fulminado en sus principios y rudimentos como sistema", apunta el comunicado.

"Los nauseabundos detalles de la ilegal colaboración, expuesta y denunciada, lo son más por cuanto nos ayudan a entender la ventaja obtenida de ella por parte de Podemos y del vicepresidente del gobierno, que fue explotada por éste nada menos que en plena campaña electoral para llegar al poder, como así consiguió, operando, aquí sí el señor Iglesias desde las cloacas que robótica e incansablemente denuncia, en este caso cloacas políticas que tan bien conoce, en España y en países hermanos de latitudes cálidas", sostiene Villarejo.

Las preguntas de Villarejo

En el mismo comunicado, Villarejo hace la siguiente reflexión y formula una serie de preguntas: "Más allá del cauce habitual y reglamentario de comunicaciones a través de resoluciones del juzgado a todos los actores de un proceso, ¿qué suerte de relación es la que se ha desvelado según la cual el Ministerio Público, en sus reuniones, actúa como órgano asesor de un partido político como Podemos, no sólo contra mi sino contra medios de comunicación que investigan sus ilegalidades y también contra otros investigados, que ellos saben que no son culpables pues contaron con mis servicios, como también lo hizo el propio Estado, como demostraré cuando me dejen acceder al material que me incautaron y que ahora intentan que ni mi defensa ni ninguna de las defensas del resto de los acusados puedan ver declarando todo secreto, todo lo que no les interesa que se conozca?".

"¿Puede haber mayor descaro y desvergüenza que el de una Fiscalía Anticorrupción pidiendo que se cite a Dina para que perdone a Pablo Iglesias, o que por el sólo hecho de compartir abogada se entienda que hay un perdón tácito, cuando el juez no les admitió esa primera maniobra? ¿Por qué no se le ha ofrecido la posibilidad de perdonar a ningún otro perjudicado por el delito de revelación de secretos en esta causa? ¿Cuántas veces ha hecho esto en cualquiera de sus causas la Fiscalía Anticorrupción en su historia? ¿Puede haber mayor desprecio y agresión a un órgano cuya misión no es otra que la promoción de la acción de la justicia en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la Ley? Honradamente, no se me ocurre", concluye el escrito.