Estupor ante el espectáculo de las mujeres de Podemos que usan su vagina para alcanzar el éxito

Pilar Díez

Entre la emergencia económica y el miedo a los rebrotes, las portadas dan hoy un respiro al machirulo Pablo Iglesias y sus mujeres.

Pilar Díez | 2020-07-01

El Mundo

Dos titulares destacados. "PSOE y Podemos excluyen a la concertada de las ayudas por el coronavirus" y "primer paso del Gobierno para limitar el precio del alquiler". Según el editorial, "se trata de una injerencia en el libre mercado que no solo no pondrá fin a la desorbitada escalada que padece desde hace años esta modalidad habitacional, sino que amenaza con provocar el efecto contrario al buscado". Porque, en su opinión, "topar los precios conllevará que demasiados propietarios retiren sus viviendas del mercado porque el beneficio que puedan obtener no les compensará el riesgo que asuman al arrendar su vivienda". Tal vez, si demasiados propietarios (prácticamente todos) no hubieran abusado hasta lo indescriptible alquilando zulos sin luz ni ventilación a precios desorbitados no hubiéramos llegado a esto. "La primera consecuencia será que la demanda tendrá mucho menos donde elegir y aquellos propietarios con precios más asequibles acabarán subiéndolos". Se nota que el editorialista, Rosell o Bustos, no usan esta modalidad habitacional. Hace tres meses, antes de que el coronavirus se llevara todo por delante, no había dónde elegir, los pisos en alquiler no duraban ni dos minutos en las web inmobiliarias. Y lo de los propietarios con precios asequibles, en fin, eso solo puede decirlo quien no ha buscado estos últimos años un piso de alquiler. Simplemente, no existe, la realidad es que los propietarios se han comportado como auténticos buitres, subiendo los alquileres en más de 200 euros cuando cumplían los contratos, o echando a los inquilinos para cobrar mil euros por un bajo interior sin ventilación. Eso no es libre mercado, es usura pura y dura, y así se han comportado el 99% de los propietarios de este país, así que, que cada palo aguante su vela. De los barros de la usura y el abuso vienen los lodos de la intervención.

Federico Jiménez Losantos habla del "zascandil" Simón, la estrella médico-mediática que se despelota con las mascarillas solidarias y egoístas. "Lleva este luctuoso tontilón mintiendo a los españoles desde enero casi a diario". Jugando con su salud, que no es cualquier mentira. "Prevaricó y puso en peligro la salud de los españoles para ocultar la negligencia de no haber comprado material sanitario a tiempo mientras presumían de que estábamos perfectamente preparados para hacer frente al virus, si es que llegaba, que no llegaría o serian uno o dos casos, como mucho, y engañar a la gente para que no se agenciase mascarillas por su cuenta, en vez de esperar a que Illa las comprara a los chinos de San Cugat del PSC. Mientras Simón se mondaba de risa, olvidaba que durante meses, médicos y enfermeros, sin EPIS, ni mascarillas, se contagiaban y contagiaban a los que atendían, y, sin test ni protección, muchos morían. Y todo para ocultar la irresponsabilidad de los convocantes del 8-M. Ellos". Simón se descojona de su negligencia. ¿Cómo puede vivir un médico con 40.000 muertos sobre su conciencia? Pues ahí lo tienen, haciendo gracietas.

El País

"El Banco de España propone un ajuste con alzas de impuestos". El periódico está realmente asustado. "La contracción del crecimiento económico en el primer trimestre, apenas refleja la realidad de los efectos devastadores de la pandemia sobre la economía española. Los datos que aporte la contabilidad nacional para el segundo trimestre serán mucho más adversos". Agárrense que vienen curvas.

"Los contagios suben en España desde el fin de la alarma". Dice una autoridad sanitaria, Ildefonso Hernández, que "hay que prestar más atención al cumplimiento de las medidas preventivas", que hay que advertir a "todos los actores de los gobiernos locales, empresas y negocios privados, así como a la población en general para que mantengan la tensión preventiva". Y a las clínicas privadas, donde la gente se salta a la torera las indicaciones para que entre solo el paciente y el acompañante se quede fuera. Cuenta en una carta al director Miguel Angel Van Rysselberghe su experiencia en un viaje en autobús a Logroño. "Varios pasajero usaban la mascarilla como bufanda y otros solo se tapaban la boca. Comenté esto al conductor y mes respondió: sí, sí, ya lo he visto. Pero no hizo nada, ni dijo nada a nadie". El hombre tuvo que llamar la atención a los que estaban más cerca. "Pero el conductor y la nula señalética dentro del autobús actuaban en mi contra". Pues tuviste suerte de que no te insultaran, Miguel Angel. Ayer, en una clínica Cemtro de Madrid, a una mujer de 83 años con bastón, una tipeja la llamó "sinvergüenza" porque se quejó al personal de que la gente entraba con acompañantes para pedir citas, mientras su hija esperaba fuera para cumplir las normas. Y el personal de la clínica diciendo que qué iban a hacer ellos, que no eran policías. Pues que contraten seguridad privada para controlar a los desaprensivos, seguro que se lo pueden permitir.

ABC

"La concertada, fuera del plan de resconstrucción". Seguro que al final eso se corrige. "El Banco de España alerta de que sin ajuste la deuda rozará el 130% en 2030". Eso sí que no se corrige. José María Carrascal comenta la "desvergüenza" del Gobierno cuando acusa al PP de "torpedear las posibilidades de que España reciba fondos", "cuando la realidad es que los representantes del PP allí están haciendo justo lo contrario: asegurarse, primero, de que esos fondos se aprueben. Luego, que se empleen en lo designado". Lo que pasa es que a la UE no le gusta nada Podemos, ya tuvieron bastante con Siryza. "El líder del PP europeo, el alemán Manfred Webber", lo ha dicho clarito. "El dinero no puede ser para financiar las reformas de Podemos". "O sea, que si Pedro Sánchez quiere recibirlo, que se olvide del PP y procure que Pablo Iglesias no toque ni un solo céntimo. Ahora, que si prefiere seguir mintiendo, el culpable de que España no reciba ese dinero será él". El otro día decía una columnista del ABC que la treta de Sánchez es culpar al PP de los recortes que se avecinan. Conociendo al personaje cuadra bastante bien.

La Razón

"El Banco de España retrasa dos años la recuperación y pide subir impuestos". El editorial dice que Hernández de Cos "ha pintado una situación realmente alarmante. Por más que el Gobierno se empeñe en minimizar los efectos de la pandemia, no hay duda de que somos el país con una economía desarrollada en el que el virus tendrá mayor impacto en su sistema productivo y laboral". "De la crisis se saldrá, pero ahora se trata de en qué condiciones de ahí que deba haber una política fiscal contundente para salvar empleo y evitar altos costes sociales a medio y largo plazo".

Julián Cabrera muestra su preocupación por los rebrotes y la falta de control en Barajas. "El gobierno madrileño de Ayuso lleva varios días clamando en el desierto" del Gobierno, "los trabajadores del aeropuerto piden más seguimiento y alguien debería caer en la cuenta de lo que acarrearía no ir más allá de unos cuestionarios o una mera toma de temperatura". Y los ojeadores, Julián, no olvides los ojeadores, eso sí que es eficaz. ¿No sabes que los infectados llevan un bicho en la cabeza como con antenas? Son los covidportadores.

Hoy es un día de suerte para Iglesias, la prensa de papel no habla de él. Pero siempre hay algún columnista, hoy Ángela Vallvey, que no puede dejar de mostrar su asombro por el folletín de todas las mujeres del vicepresidente.

"Resulta tremendo que el partido morado, autocalificado de feminista, ofrezca continuos escándalos que implican a personas que, autodenominándose feministas, parecen más bien fieles seguidoras de la patética consigna: información vaginal, éxito asegurado". Ya saben, el eslogan feminista de la ahora fiscal general, Dolores Delgado. "Deplorable espectáculo. El feminismo lleva siglos luchando por los derechos y el respeto a las mujeres, lo que incluía eximirlas de usar su vagina como único instrumento de logro social o político". Y en vez de denunciarlo defienden al gallo del gallinero, vaya tela, vaya tela.

"Contemplo con estupor cómo demasiadas mujeres y hombres que pretenden acaparar la causa feminista usan la vagina como llave mágica capaz de abrir puertas al poder, empoderándose a través del sexo". Y luego vendrán de víctimas Metoo. Menuda pandilla. Para este viaje, no necesitábamos alforjas.