Marhuenda saca las uñas contra Iglesias por sus furibundos ataques... a Ferreras

Pilar Díez

Pablo Iglesias está fuera de sí y dispara contra todo el que no le baila el agua tras quedar al descubierto su insufrible machismo.

Pilar Díez | 2020-07-06

El Mundo

"Iglesias arrastra al Gobierno en su defensa del caso Dina". Pablo está como una fiera enjaulada, dando coces y manotazos a diestro y siniestro. Ayer nos contó otra historia de cloacas, aliñada con una trama mediática contra él y una pizca de espionaje para darle sabor.

Rosell está hasta el gorro de este pirado convertido en vicepresidente por la gracia y las mentiras de Sánchez. "Los virulentos ataques de Pablo Iglesias a la prensa y a la Justicia suponen un intolerable intento de amedrentamiento por parte del Gobierno a dos pilares de nuestra democracia". Y luego dicen de Trump, que es un lindo gatito comparado con el energúmeno de Galapagar.

"Las invectivas del vicepresidente vinculan al Gobierno y al propio Pedro Sánchez, quien hasta ahora ha optado por una onerosa inhibición ante lo que no puede calificarse más que de irresponsable e inquietante comportamiento de Iglesias". "No existen precedentes de un ataque" semejante "por parte de un vicepresidente a medios de comunicación". Nunca habíamos tenido como vicepresidente a un matón, machista, bravucón, pendenciero, camorrista como Iglesias. De hecho ningún país normal tiene un ejemplar como Iglesias en sus gobiernos, somos así de originales. "El señalamiento de Iglesias a periodistas y jueces, verbalizadas con una saña es absolutamente impropia del cargo institucional que ocupa". Que okupa, mejor. No tiene votos ni escaños para ese cargo. Ayer en Vigo, con Yolanda Díaz haciéndole de groupie, Iglesias "reaccionó con furia. Volvió a presentarse como víctima de una cloaca", para hilaridad del personal, "amenazó con citar a periodistas a declarar en una comisión de investigación parlamentaria", vamos, que se le fue la pinza.

"La agresiva actitud de Iglesias es la propia del populismo cuando se ve acorralado". Déjate de populismos, Rosell, Iglesias es agresivo y violento, le gusta azotar hasta sangrar, ver cómo patean a policías. Es un psicópata, él mismo lo admite. "La inadmisible campaña del vicepresidente contra la prensa no puede quedar impune". Pues a los tribunales, todos a una.

Federico Jiménez Losantos exige a Irene Montero que actúe contra el machismo de su pareja. "Montero tiene la obligación legal y moral, sola y en compañía del Gobierno, de explicar y combatir esta nueva forma de violencia de género que trata como perpetuas menores de edad a mujeres a las que se dice proteger robando su móvil y guardándolo medio año o año y medio, no por lo íntimo que haya de ella sino de él". "Montero tiene a mano, creo, un soberbio ejemplar de macho protector. Espóselo, azótelo, pero explíquenoslo". Irene, Yolanda, Dina y sus siervas mediáticas deberían darle un valium al macho alfa, como siga así le va a dar un infarto y se quedan sin protector.

El País

Aquí no hay nada del culebrón de Iglesias, se vuelcan en las elecciones gallegas y vascas, así que no les aburro mucho. Destacar una crónica infumable de Miguel González sobre Vox. "Cerco a Fort Apache de Vox en el Arenal de Bilbao. "Vox quiere cerrar la televisión vasca salvo la misa de los domingos", dice. "Hace tiempo que los radicales que este sábado vociferaban junto a la iglesia de San Nicolás habían cruzado el cordón que rodea la zona acotada del Arenal de Bilbao y arrasado ese Fort Apache donde un puñado de inquebrantables ondea banderas españolas mientras el himno nacional suena a todo trapo". Qué pena verdad, Miguel, lo que te gustaría a ti que cruzaran el cordón. Pero, dice González, el gobierno vasco "no quiere que se repitan incidentes como el del 26 en Sestao, donde la diputada Rocío de Meer resultó aparatosa y superficialmente herida en una ceja". Aparatosa y superficialmente, el ketchup de Echenique. Sin comentarios, el narrador se retrata a sí mismo.

ABC

"Cs suma fuerzas con el PP pese a sus acuerdos con Sánchez". Luis Ventoso da a Ciudadanos por muerto. Critica a Rivera porque "en lugar de resignarse a lo que Cs es —un partido bisagra— y coaligarse con Sánchez para moderarlo y evitar la llegada de la ultraizquierda", se empecinó en el no es no. Y ahora que Arrimadas apoya a Sánchez para que no tenga que depender de los separatistas también la cubre de reproches. "Arrimadas busca el círculo cuadrado. Pero en las próximas elecciones descubrirá que no se puede soplar y sorber al mismo tiempo. ¿Un pronóstico? UPYD". Malo si no apoya al PSOE, malo si le apoya. ¿A tú entender, Ventoso, qué tiene que hacer Ciudadanos?

Ignacio Camacho dice que vuÉlve el hombre, el Iglesias que más pone a los suyos, "el descamisado caudillo revolucionario, de ceño fruncido, discurso amenazador y puño en alto". Vamos Iglesias en estado puro. "Por eso resulta un sarcasmo que se queje de la "ferocidad" de la prensa". Para partirse de risa. "Las noticias sobre la maldita tarjeta de su exasesora no le costarán la carrera pero parece que le importuna lo suficiente para estimular su estrategia de presentarse como víctima de una conspiración", cloacas, espías, una peli de serie B que no se cree ni él.

"Estos días, los pablistas han colocado bajo la diana del linchamiento hasta a Vicente Vallés, icono de la mesura periodística, por soltar incomodas evidencias envueltas en la tersa elegancia de un lenguaje de seda". Que este chulo macarra "acuse de 'feroces' a los demás tiene su gracia", dice. "Menos lobitos que ya no cuela la martingala. En lo de Dina se le fue la mano". Por mucho que sus esclavos y esclavas tanto del partido como de sus medios se empeñen en corearlo.

La Razón

"Ataque de Iglesias a los periodistas para desviar el caso Dina". "El vicepresidente pide que los informadores declaren en el Congreso mientras Podemos señala a Vicente Vallés, Ana Pastor o Ferreras". ¿Ana Pastor y Ferreras? Tócate las narices. Ferreras pasa de puntillas sobre el caso Dina y sólo lo saca cuando está Escolar para que nos cuente el cuento de las cloacas y la policía patriótica del PP, Marhuenda, un poco de seriedad. Ayer Iglesias atacó a varios periodistas con sus nombres y apellidos, y ninguno era ni Ana Pastor ni Ferreras.

Pero sabido es que Francisco Marhuenda no tiene sentido del ridículo y en su artículo diario, además de recordar que Iglesias está donde está gracias a los medios —en particular La Sexta– dice que "sus ataques y los de otros dirigentes de Podemos contra periodistas como Vicente Vallés, Ana Pastor o Antonio García Ferreras son un despropósito de grandes dimensiones". "Iglesias y sus compañeros deberían estar abochornados". Marhu, hoy el que abochorna eres tú.