Clamor empresarial para que Sánchez no suba impuestos: "Si un hostelero no tiene clientes no sube el precio de la caña"

Los empresarios piden a Sánchez que aborte sus planes porque una subida de impuestos "hundiría la economía".

Libre Mercado | 2020-07-06

El sablazo fiscal que prepara el Gobierno de Sánchez e Iglesias cada vez está más cerca y los empresarios se han lanzado en tromba a pedir al Ejecutivo que aborte sus planes fiscales. Uno de los últimos en dar la voz de alarma ha sido el presidente de Fomento del Trabajo, Josep Sánchez Llibre, que ha alertado de que una subida de impuestos "hundiría la economía".

Durante la rueda de prensa antes de la celebración de la Asamblea General de la patronal de este lunes, el presidente de Fomento ha dicho que partimos de una situación económica excepcional y con unas previsiones para este año que "hacen temblar a los más optimistas". Sánchez Llibre ha abogado por un "gran pacto institucional" para hacer de los presupuestos de 2021 los de la "recuperación económica", pero que no deben de incorporar nuevas subidas de impuestos a las empresas y a los ciudadanos, porque esta medida "produciría el efecto contrario y hundiría la economía" y sería "poner palos a la rueda a la recuperación económica".

Ha pedido al Gobierno que "mime a los empresarios" porque son sus "aliados" para salir de la crisis. Además, ha sido tajante al decir que la patronal catalana "se opondrá radicalmente a una subida de impuestos" tomada unilateralmente por el Gobierno y ha pedido al ejecutivo "que se ponga las pilas" para luchar contra el fraude fiscal y la economía sumergida.

Los autónomos

En la misma línea se ha mostrado hoy también el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, que considera que "lo peor no ha llegado, aunque no se produjeran rebrotes del coronavirus", en alusión a las consecuencias económicas de la crisis asociada a la paralización ocasionada por la pandemia, tras argumentar que "activación no quiere decir recuperación" porque "la demanda es muy débil".

El presidente de ATA ha comparecido este lunes ante la Subcomisión de Recuperación Económica del Parlamento de Andalucía, órgano ante el que ha hecho una petición, "un escudo de liquidez en otoño", con el argumento de que "un autónomo sin crédito es como un coche sin gasolina". "El consumo está gravemente afectado", ha sostenido Amor.

El presidente de ATA ha reconocido la existencia de medidas procedentes de las administraciones, que ha calificado de "venda sobre las heridas", y ha subrayado que las medidas del Gobierno andaluz "han complementado o incluso mejorado las del Gobierno", entre los ha incluido la prestación de 300 euros para los autónomos excluidos del cobro de la prestación extraordinaria por cese temporal de la actividad.

El presidente de ATA, que ha reclamado "seguridad jurídica para los autónomos y las empresas", ha apuntado que "en el segundo trimestre del año que viene podría haber una sangría de 500.000 empleos, la pérdida de 200.000 empleadores, de los cuales 40.000 son andaluces".

"No es el momento de subir impuestos", ha dicho Lorenzo Amor, quien ha apelado a un paralelismo, "igual que hace un hostelero, que cuando no tiene clientes no tiene que subir el precio de una caña", por lo que ha apelado a "la sensatez de la economía real".

"Francia y Alemania han bajado el Impuesto de Sociedades, nosotros podemos tomar nota e imitar a nuestros socios", ha proseguido afirmando el presidente de ATA, quien se ha reconocido como "un convencido de que, bajando impuestos, puede subir la recaudación".

La CEOE

Los presidentes de CEOE y Cepyme aprovecharon su encuentro con el presidente del Gobierno de la semana pasada, en el marco del "Pacto para la reactivación económica y por el empleo", para decirle a Sánchez que dé marcha atrás a sus planes fiscales. "No compartimos el planteamiento fiscal. Pensamos que no es el momento de estos temas", dijo el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi.

De hecho, según el informe de la CEOE y la consultora KPMG "La empresa española ante el covid-19" que hemos conocido hoy, el 65% de los empresarios reclama al gobierno que disminuya la presión fiscal, justo lo contrario de lo que quiere hacer el gabinete que preside Pedro Sánchez.