La Generalidad, desbordada por el rebrote en Lérida, deja abiertos "todos los escenarios"

Esmeralda Ruiz

Sanidad confirma 33 nuevos positivos en el Segrià y Quim Torra dice que "la culpa es de Madrid".

Esmeralda Ruiz | 2020-07-08

"Están todos los escenarios abiertos", ha confirmado este miércoles la consejera de presidencia de la Generalidad, Meritxell Budó, respecto a la posibilidad de endurecer las medidas en la comarca del Segrià ( Lérida) para intentar contener un brote que no se logra controlar pese al cierre perimetral decretado el pasado sábado, 16 horas después de que el gobierno autonómico admitiera que la situación era preocupante. El ejecutivo autonómico ha comunicado 288 nuevos contagios en toda Cataluña en las últimas 24 horas, 33 de esos nuevos positivos corresponden al Segrià donde la mayoría de los casos son asintomáticos.

El plan de contingencia a corto plazo que baraja la Generalidad es el de ordenar el confinamiento domiciliario ante la falta de efectividad del perimetraje. El alcalde de Lérida lo rechaza de plano. "El impacto económico sería muy duro", ha dicho Miquel Pueyo, dirigente de ERC, en una entrevista en radio nacional. El delegado del Gobierno catalán en Lérida tampoco lo contempla. Por el momento, la Generalidad ha dado luz verde a la obligatoriedad de las mascarillas en toda Cataluña y la recomendación a las personas más vulnerables de que se queden en casa.

Entretanto, el hospital de referencia de Lérida, el Arnau de Vilanova, se plantea trasladar a los pacientes sin coronavirus a otros centros hospitalarios, como los de Manresa, Igualada o Reus ante la previsión de un fin de semana en el que se podrían disparar el número de contagios según ha confirmado la propia consejera, Vergès. Los sindicatos han denunciado también "la falta de medios y el abandono" por parte de la Consejería de Salud catalana.

Según los últimos datos actualizados por la consejería de Salud, los dos hospitales públicos y los tres privados de la ciudad de Lérida tienen ingresadas este miércoles a 69 personas con covid-19, nueve de ellas en la UCI, una más que ayer. El gerente del Instituto Catalán de la Salud en Lérida, Ramon Sentís, sigue reclamando voluntarios tras informar de que se necesitan 20 facultativos de varias especialidades y 50 enfermeras para cubrir varios turnos.

La oposición pide la dimisión de Vergès

La gestión del rebrote en Lérida ha provocado que, este miércoles, tanto el PPC como el PSC hayan pedido la dimisión de la consejera del ramo, Alba Vergès, en la sesión de control al Ejecutivo catalán. Tanto el PPC como los socialistas, han acusado a la dirigente de ERC de no haber sabido estar a la altura de la gestión actuando "mal y tarde" respecto al cierre perimetral de la comarca del Segrià.

Ambos partidos han acusado a la consejera de haber ocultado información respecto a los datos de contagios, "de lavarse las manos" y de perder el control en el rastreo y el aislamiento de contagios. A esto, añadir que con esta situación, la Generalidad sigue sin nombrar a un director general de Salud Pública que pueda dirigir la gestión a nivel técnico. El pasado 28 de mayo dejó su cargo Joan Guix.

"Asumo todas las responsabilidades que tengo", ha replicado la consejera de ERC que, eso sí, no ha admitido en ningún momento que pudo actuarse tarde."Tomamos decisiones cuando toca, ni antes ni después", ha dicho Vergès que ha señalado a los propios ciudadanos para que "sean responsables". Torra también se ha intentado defender de las acusaciones lanzadas por el líder del PSC, Miquel Iceta, responsabilizando a Madrid de la mala gestión de la pandemia: "La culpa es de Madrid, por eso queremos ser independientes. Todavía no sabemos, y algún día se sabrá, que en España hay el doble de muertos por COVID".