Insultos, abandonos y tensión: todo lo que ocurrió durante la grabación de la final de 'Masterchef'

La cordobesa cuenta todo lo que no se emitió de la final de la octava edición del talent show de TVE.

Chic | 2020-07-11

Tras el final de la octava edición de Masterchef, y dos meses después de la polémica expulsión de Saray tras presentar lo que ella misma definió como "una perdiz moribunda", la concursante más controvertida habla claro sobre su comentada ausencia en la proclamación de Ana Iglesias como vencedora. Saray ha concedido una entrevista al programa de radio Xtra Morning, donde ha repasado su paso por el talent show y ha explicado todo lo que ocurrió durante la grabación del último programa de la temporada.

Aunque Saray apareció en la gran final junto al resto de sus compañeros, en un momento de la noche la exconcursante desapareció y no se la volvió a ver, lo que dio pie a los seguidores a pensar que algo había ocurrido durante el rodaje: "Vi que habían manchado mi imagen muchísimo y le dije a la productora que de alguna manera se retractase. Me dijeron que iban a hablar con los jueces e hicimos supuestamente las paces, pero eso no se emitió", comenzó contando.

luna-saray-masterchef.jpg

Según su narración, la disputa comenzó cuando Jordi Cruz, Samantha Vallejo-Nágera y Pepe Rodríguez valoraron el postre de Ana Iglesias. Saray asegura que Jordi comparó a ambas concursantes: "Me tiraron por tierra". Momento en el que comenzaron los insultos: "Le dije: 'Tú qué quieres, payaso. ¿Qué quieres conmigo?' Se me fue la pinza", reconoció la andaluza.
En ese momento, Saray decidió abandonar el plató y niega que fuese expulsada: "Desde la grada comencé a decir cosas a Jordi y me piré. No iba a permitir que se me diese caña también en el último programa. Le dije: 'A mí no me tienes que tirar por tierra, enano. ¡Playmobil!'".

También asegura que ahora es víctima del veto de la productora Shine Iberia, quien habría dado indicaciones expresas al resto de sus compañeros: "Mantengo contacto con algunos compañeros, aunque desde la productora del programa se le ha prohibido a los concursantes que me hablen, han ido llamando uno por uno para que no me hablen ni me etiqueten en fotos. Me han vetado totalmente (...) Estaba harta de aguantar palos. Me volví loca (...) El día de la perdiz tuve una discusión muy fuerte con Teresa, me dio un ataque de ansiedad que eso no se emitió. Me quité el delantal y dije que a tomar por saco Masterchef, me piro de aquí, pero me hicieron entrar porque tenía contrato. Lo de la perdiz fue un suicidio televisivo (...) Los jueces son como muñecos de cera, las valoraciones se hacen a través de pinganillo, nada de lo que dicen es verdad".

La educadora social aprovecha para negar la presunta filtración de los ganadores con una captura de Instagram, aseguran que ella no es la responsable: "Yo eso no lo he filtrado, ni de coña. Se han portado como perros conmigo, pero no soy tan tonta de decir quiénes son los ganadores y encima tener que pagarle una multa de 100.000 euros".