Un informe del Ayuntamiento de Madrid alerta de que los rebrotes elevarían el paro un 40%

Diego Sánchez de la Cruz

Libre Mercado ha tenido acceso a los documentos que maneja Cibeles ante el continuo aumento de los contagios.

Diego Sánchez de la Cruz | 2020-07-29

La Encuesta de Población Activa correspondiente al segundo trimestre del año 2020 ha sido un auténtico jarro de agua fría para quienes seguían coqueteando con el discurso oficialista. Lejos queda la narrativa de la "recuperación en V asimétrica" o el "rebote económico": las cifras son claras y el número de ocupados ha tocado fondo, situándose por debajo de la cifra de los 14 millones de trabajadores efectivos.

Si se mide la tasa de paro incorporando los ERTE y contemplando todas las variables de inactividad laboral, encontramos que el 39% de los trabajadores en edad de trabajar no están ocupados en la práctica. Pero lo peor de todo es que la situación epidemiológica no solo no mejora, sino que España ya es el país de la Unión Europea con un mayor número de nuevos contagiados en las últimas ocho semanas.

Madrid actualiza sus datos

Ante semejante escenario, el Ayuntamiento de Madrid se ha puesto manos a la obra y ya ha empezado a actualizar sus informes de situación para contemplar el impacto que podría tener en el empleo un escenario estresado en el que la capital vuelva a sufrir un cerrojazo como el de los meses de marzo, abril, mayo y junio.

El informe, al que ha tenido acceso en exclusiva Libre Mercado, señala que hasta 530.000 empleos de la capital han llegado a estar afectados por la pandemia, lo que supone uno de cada cuatro puestos de trabajo. Son las micro-pymes y las pequeñas empresas las que más sufren esta sangría laboral, cuyo impacto es especialmente acusado en la hostelería, el comercio minorista, la construcción y la educación.

Aunque los datos de junio muestran que la capacidad de recuperación del mercado laboral madrileño ha sido mayor de la estimada inicialmente, el estudio que maneja Cibeles también advierte de que el volumen total de empleos afectados a finales de 2020 podría subir de 150.000 a 210.000 si se produce un nuevo escenario de confinamiento o, en su defecto, un refuerzo de las restricciones a la movilidad.

Esto significaría que el impacto de los rebrotes en otoño-invierno tiene un potencial de destrucción mucho mayor de lo que descuentan los cálculos optimistas del gobierno, que parten de una recuperación del empleo y no consideran la posibilidad de que el continuado deterioro de la situación sanitaria se traslade al mercado de trabajo con especial virulencia.

En esencia, la pérdida de empleo sería un 40% mayor si se diese el escenario de rebrotes, motivo por el cual la Comunidad de Madrid ya ha anunciado nuevas medidas de contención que se suman a las decisiones tomadas en los últimos meses por el Ejecutivo autonómico y el Ayuntamiento de la capital.