La cooperativa Kinema del diputado Rafa Mayoral gestionó las nóminas de Podemos en 2019 sin licitación

Miguel Ángel Pérez

Según la denuncia de Calvente, la gerente de Podemos, Rocío Val, bloqueó "la licitación del servicio de gestoría del partido, incumpliendo la ley".

Miguel Ángel Pérez | 2020-07-30

La cooperativa Kinema del diputado Rafa Mayoral gestionó las nóminas de Podemos sin "licitación". Así lo asegura el exletrado de la formación morada, José Manuel Calvente, en su denuncia presentada en diciembre de 2019 ante la Guardia Civil, a la que ha tenido acceso Libertad Digital. Estos hechos los investiga en la actualidad el titular del Juzgado de Instrucción nº 42 de Madrid, Juan José Escalonilla.

Fuentes jurídicas consultadas por este diario aseguran que "a partir del 9 de marzo de 2018 empezó a ser obligatorio licitar cualquier obra o servicio, es decir, aplicar las normas para elegir al contratista que vaya a realizar una obra o prestar un servicio, atendiendo a los límites establecidos. Para contratos de obras superiores a 40.000 euros y de servicios o suministros superior a 15.000 euros". Éste último sería el caso de la cooperativa de Mayoral al desempeñar un servicio de gestoría a la formación morada.

Según denuncia Calvente, en 2018 la gerencia del partido avisó de que los gastos superaban los 15.000 euros y habría que licitar el servicio de gestoría y todos aquellos que superaran dicho importe. El exletrado apunta que la nueva gerente, Rocío Val, exvicepresidenta de Kinema, bloqueó "desde su nombramiento a principios de 2019 la licitación del servicio de gestoría del partido, incumpliendo así la ley y la normativa interna de contratación del partido, en beneficio de su anterior empresa y perjudicando los intereses económicos de Podemos".

"Kinema", añade el escrito de Calvente, "ha recibido cuantiosas subvenciones públicas municipales y contratos de estados latinoamericanos de importe muy elevado. Su implicación en la trama vendría determinada por su posible vinculación en las actividades presuntamente irregulares de Rafael Mayoral".

El que fuera coordinador del equipo jurídico de Podemos afirma que "Kinema ha sido objeto de discusiones internas por cobrar precios excesivos por los servicios prestados al partido y al grupo parlamentario Europeo de Podemos. Y también por existir la obligación interna, no escrita, pero emitida verbalmente de forma expresa, y sin anclaje estatutario ni reglamentario, de que los órganos territoriales del partido contraten sus servicios de gestoría con Kinema sin permitir acudir a otras empresas más económicas en su territorio.

"Obviamente la contratación de Rocío Val como gerente, procedente de Kinema, a instancias de Rafael Mayoral, eliminó cualquier discusión al respecto sobre la contratación del servicio de gestoría y a fecha de hoy no se ha licitado la contratación", concluye Calvente.

Kinema fue fundada en 2006 en el municipio de Rivas-Vaciamadrid (Madrid) por Rafa Mayoral, las hermanas Ana y Elena Marcello y por Amanda Meyer. Presta los servicios de gestoría laboral a la formación que lidera Pablo Iglesias y a sus Grupos Parlamentarios desde el año 2014.

La Caja de Solidaridad de Mayoral

En la misma denuncia, José Manuel Calvente apunta la responsabilidad de Rafa Mayoral en la creación de la presunta "Caja B" de Podemos.

Según Calvente, "la denominada Caja de solidaridad de Podemos" fue creada en el año 2018 a iniciativa de Rafael Mayoral, como secretario de Sociedad Civil y Movimiento Popular de Podemos, con la finalidad de 'constituirse como una herramienta que posibilite una respuesta y un acercamiento a las necesidades de la ciudadanía, tejiendo redes con diferentes colectivos y con los sectores populares en un proyecto de lucha conjunta por la justicia social en clave de solidaridad y construcción de movimiento popular'".

"Los fondos económicos de esta Caja de Solidaridad de Podemos", añade la denuncia, "proceden de las donaciones mensuales de los cargos públicos estatales del partido según se indica en su Reglamento. Los fondos acumulados deberían destinarse a 'donaciones a colectivos, entidades, procesos litigiosos o cajas de resistencia de colectivos en movilización y o huelga que pueda haber abiertas'".

"La irregularidad detectada sería la presunta utilización de la Caja de Solidaridad por parte de Rafael Mayoral como una "Caja B" del partido, para realizar donaciones de forma indiscriminada y sin control legal alguno sobre los destinatarios, a supuestas entidades opacas y sin identificar", sostiene el exletrado de Podemos.