El Real Madrid deberá mover ficha este verano

Mozart Ballesteros

El club debe decidir qué hacer con los jugadores que vuelven tras sus cesiones y los posibles movimientos veraniegos.

Mozart Ballesteros | 2020-08-11

El Real Madrid vuelve a tener este verano una difícil papeleta. La vuelta de jugadores cedidos que han realizado una buena campaña, la posible salida de jugadores que no han contado apenas para Zidane y la posible necesidad de una transición futbolística dentro del club, son algunos de los aspectos que podrían sobrevolar este verano Concha Espina.

La eliminación de Champions ha podido ser una piedra de toque para poder ver que, posiblemente, el equipo blanco necesite savia nueva de cara a las próximas temporadas. Jugadores experimentados que continúan siendo fundamentales y otros que desean dar un paso más es la pequeña encrucijada que puede tener de cara a la próxima campaña Zinedine Zidane.

Jugadores que no han contado apenas para Zidane como son el caso de Gareth Bale, James Rodríguez o Mariano tal vez sean los primeros que deben de buscarse una salida. La continua pregunta de por qué no juega el colombiano o el galés hacen que pueda de alguna manera desestabilizar la situación en la plantilla, o cansar al propio técnico. Dos jugadores que podrían ocupar una plaza de otros que podrían ser interesantes para Zizou.

Jugadores como Andriy Lunin, Dani Ceballos o Martín Odegaard vuelven de sus respectivas cesiones. Parece que este último es el futbolista que más papeletas tiene para tener un dorsal en el Real Madrid 2020-21 y Lunin podría ser una buena opción como segundo portero. Tal vez, el español sea el jugador que más difícil tiene mantenerse en el club la próxima campaña.

Difícil papeleta para Zidane

Pero como todo, antes de entrar dejen salir. Además de las salidas que se esperan y se presuponen de James o de Bale; podría darse la de alguna de las vacas sagradas. O incluso el mantener a algunos en la plantilla y que comiencen a tener un papel más de 'secundarios'. Algo que por ego o por lo importantes que son y han sido, posiblemente no acepten ese rol.

El Real Madrid, desde la vuelta de competición de Liga, fue un equipo más efectivo que productivo. Su juego no gustó a parte de la afición madridista. Pese a ello, gracias a sus goles y una buena defensa, el equipo consiguió desbancar a un Barcelona que parecía en caída libre.

El partido ante el Manchester City causó un mar de dudas entre los seguidores blancos. Y tal vez dentro del club, ya que la falta de un jugador como Sergio Ramos se notó en demasía a pesar de contar con dos jugadores, como Militao o Raphael Varane, que habían mostrado buenas actuaciones. El francés, tras el encuentro, reconoció sus errores. Pero no parece ser suficiente si se quiere a corto plazo volver a conquistar Europa.

Hasta en el medio campo, donde Casemiro había sido un muro defensivo mostró sus costuras ante un City que durante casi todo el partido se vio cómodo y con las ideas bastante claras.

Ahora la pelota está en el tejado de Zidane que deberá pensar si desea mantener el grupo, si considera la inclusión de jugadores con futuro, cogiendo el testigo de jugadores importantes hasta ahora. O incluso si considera que es el momento de dar salida a algunos de aquellos jugadores que hace dos temporadas le ayudaron a ser por tercer año consecutivo campeón de Europa.