Incertidumbre en el sector educativo: así ven la vuelta a las aulas los profesores, padres, alumnos e inspectores

Paloma Cuevas

El sector educativo alza la voz para denunciar la falta de organización. Se sienten inseguros ante el inicio de curso más impredecible de sus vidas.

Paloma Cuevas | 2020-08-22

Quedan apenas dos semanas para la vuelta a las aulas y seguimos sin un plan educativo que garantice un retorno seguro ante el aumento de casos por coronavirus. Hasta el próximo día 27 de agosto no está previsto que el Gobierno y las Comunidades Autónomas se reúnan. No obstante, los centros escolares, según dijo la propia ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, deben abrir sus puertas en septiembre. Pero hasta ahora todo es incertidumbre, dudas e informaciones cruzadas. Ante este panorama, los distintos sectores educativos han alzado la voz para denunciar la falta de organización. Se sienten inseguros ante el inicio de curso más impredecible de sus vidas. Hemos hablado con todos ellos y esto es lo que nos han contado.

Profesores: "La educación debe ser una prioridad"

"Estamos muy preocupados, hay una gran incertidumbre", así comienza su valoración de la situación Nicolás Fernández Guisado, presidente la Asociación Nacional de Profesionales de la Enseñanza (ANPE). Fernández Guisado apuesta por la vuelta a las aulas con carácter presencial, pero reconoce que tienen "mucha incertidumbre y hay temor entre el profesorado".

Por ello, el presidente de ANPE exige a la administración central y a las autonomías que la educación sea una prioridad y reclama "dejar a un lado las improvisaciones". En su opinión, antes de empezar el curso, debe haber unos protocolos de seguridad adaptados a todos los centros con "claridad y concreción", bajar las ratio y aumentar las plantillas. Tres medidas que "no se han hecho en la gran parte de los centros", lamenta el presidente de ANPE.

Por su parte, desde el sindicato Acción para la mejora de la Enseñanza Secundaria (AMES) su presidente, Antonio Jimeno Fernández, se muestra muy crítico con la actuación de los distintos gobiernos: "Unos están de vacaciones, no hacen nada, y otros no captan la angustia de profesores y directores que no saben qué hacer. ¿Cómo que se van a reunir la semana anterior al inicio de curso? (…) dan ganas de pensar que quieren destruir la educación"

Para Jimeno es primordial actuar con "prudencia y diferenciando infantil, primaria y secundaria". En su opinión, para los primeros, infantil y primaria, no debería haber obligatoriedad de escolarización. Sobre el segundo grupo, secundaria, considera que estarían preparados, por su edad, para dar clase de una manera semipresencial.

Padres, preocupados por la seguridad de sus hijos

Leticia Cardenal, presidenta de La Confederación Española de Asociaciones Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), nos revela que reciben llamadas de padres y madres preocupados y llenos de dudas ante el inicio de curso. "Vemos que el número de contagios está subiendo, la situación se pone más complicada y como familias estamos preocupados por saber si nos pueden garantizar la seguridad de nuestros hijos e hijas en los centros educativos". A Leticia Cardenal le "parece mentira que muchas Comunidades Autónomas no hayan sacado protocolos de actuación".

En paralelo, Pedro José Caballero, presidente de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y padres de Alumnos (CONCAPA) cree que, ahora más que nunca, es necesario un verdadero acuerdo de toda la comunidad educativa en esta materia. Al tiempo, apuesta por la vuelta al colegio presencial, pero "siempre que sea viable". En este sentido, Caballero afirma que es necesaria una mayor inversión para garantizar un inicio de curso seguro. Por último, lamenta la falta de información "no podemos animar a las familias a llevar a sus hijos al colegio si no sabemos las medidas que se están adoptando".

Alumnos: "Hay estudiantes con miedo"

Desde la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas (CREUP) piden al Gobierno central y a las Comunidades autónomas que den "prioridad" a la educación. Su presidenta, Andrea Henry, nos cuenta que hay muchos alumnos preocupados porque "no se ha presentado nada claro, ningún plan consensuado". Lo que provoca que entre los estudiantes se instale el miedo y las dudas porque no saben cómo se van a poder organizar".

Además, reconocen que desde que comenzó la pandemia no tienen "una relación tan fluida con el Ministerio de Educación". No obstante, Andrea Henry señala que ellos están "abiertos a colaborar con el ministerio, al fin y al cabo somos los que lo vamos vivir". Entre sus propuestas, está que haya "un mínimo de presencialidad, cuantos más jóvenes son los estudiantes es necesario más presencialidad. Creemos que es importante que todos tengan acceso a tecnologías que les permitan acceder a las clases".

Mientras tanto, desde S´ha acabat, la única asociación joven constitucionalista en Cataluña, su presidenta Julia Moreno critica la descoordinación e improvisación por parte de las administraciones. "Observamos como en Cataluña se hacía un pleno este mes para hablar sobre la monarquía (...) este pleno no se destinó a la educación, ni al inicio de curso en los centros de educación obligatoria o universitarios". Julia Moreno tiene clara su reclamación para este curso: "unos centros libres de imposiciones nacionalistas en los que los constitucionalistas podamos normalizar nuestra presencia".

Inspectores de Educación: "Dejadez del Ministerio de Educación"

Jesús Marrodán, presidente de la Unión Sindical de Inspectores de Educación (USIE), denuncia la "incomprensible dejadez del Ministerio de Educación. En el mes de julio es cuando se tenía que haber empezado a planificar el nuevo curso y evitar errores anteriores". Marrodán critica que ni el Ministerio de Celaá ni las consejerías de Educación les han tenido en cuenta a la hora de elaborar un plan para volver a las aulas: "No han contado con nosotros ni con casi nadie del sistema educativo, las decisiones se toman en los despachos. Pero sería más eficaz si se consultase a los diferentes agentes sociales".

En esta línea ha defendido la necesidad de crear un protocolo de vuelta al colegio nacional, el mismo para todo el país: "El sistema educativo es común, porque los alumnos se trasladan; por tanto, debe haber puntos comunes que luego en cada centro se pueden matizar. Si hay varios mensajes es difícil aplicarlos, entonces las familias tienen que tenerlo claro".