Mercedes-Benz Clase S 2021: a todo trapo...

La firma alemana vuelve a hacerlo y sitúa a su nuevo Clase S como la referencia del segmento de las berlinas de lujo.

Motor16 | 2020-09-04

Estéticamente ya se sabe que los gustos son muy personales, pero este Clase S es cierto que peca ligeramente en este apartado, al tratarse casi de un Clase E más grande, aunque cada uno que juzgue el aspecto como más guste...

Lo que sí que sigue caracterizando a los Clase S es su gran apuesta por la más pionera tecnología en el mundo de la automoción. Y con este no ha cambiado... Por ejemplo, los faros delanteros son Multibeam LED, aunque de forma opcional podemos hacernos con los Digital Matrix. Estos contienen en su interior nada menos que 1,3 millones de pequeños cristales que reflejarán la luz dependiendo de las condiciones de la vía, la velocidad, etc.

Mención especial también para el apartado aerodinámico, donde Mercedes se ha metido entre pecho y espalda largas jornadas probando el modelo en el túnel de viento. El resultado no es otro que un coeficiente aerodinámico de tan solo 0,22, convirtiendo a este Clase S 2021 en la berlina de lujo más eficiente del mercado en ese apartado. Aportando su granito de arena a este apartado encontramos los nuevos tiradores retráctiles de las puertas.

Una vez dejamos de lado el exterior y nos sumergimos en su espacioso y lujoso interior, el Clase S nos recibe con la tecnología como invitado de lujo, teniendo disponibles hasta cinco pantallas en su habitáculo. La primera está situada tras el volante y se trata del cuadro de instrumentos digital, que consta de 12,3 pulgadas. Si volteamos la cabeza hacia nuestra parte derecha (o izquierda si estamos en Reino Unido), encontraremos la grandísima pantalla central, de 11,9 pulgadas o bien una opcional de 12,8 con tecnología OLED. En ella se agrupan la gran mayoría de controles del coche, ya que la firma de la estrella se ha tenido que deshacer de multitud de botones físicos en favor de esta gran superficie táctil. Esto significa un aspecto más limpio, pero también significa que nos despedimos del 'pad', la rueda y demás botones físicos, lo que siempre es un poco engorroso si tratamos de pulsar distintas cosas mientras conducimos, pero, a quien le importa, probablemente iremos en los asientos traseros disfrutando del trayecto con champagne y un chófer. Ya se apañará con la pantalla...

Hablando de la zona trasera, que es donde realmente se está bien en este tipo de coches, dicha zona posterior podrán ser equipadas con otras dos pantallas de 11,6 pulgadas, además de otra central en forma de tableta de siete pulgadas que nos permite interactuar con el sistema MBUX.

La amplitud y confort en esta zona trasera se aumenta aún más si decidimos sustituir el clásico banco de tres plazas por dos asientos individuales. Estos pueden reclinarse, cuentan con masaje y calefacción e incluso podrán gozar de reposapiés, siempre que elijamos la versión extendida del Clase S.

En cuanto el trayecto comience, la suspensión del Mercedes hará que sea tan relajado como ir flotando en una nube, ya que se puede además equipar con la mejorada E-Active Body Control, un sistema de suspensión que se anticipa a la carretera y adapta el coche a las condiciones, haciendo todavía más cómodo el paseo.

Como detalle cabe destacar el sistema de dirección en el eje posterior, que hará que maniobrar con un coche de 5,18 metros (5,26 si es el modelo largo) sea mucho más sencillo. Esta tecnología funciona de manera que, a bajas velocidades, las ruedas posteriores giran en el sentido opuesto al que lo hacen las delanteras, favoreciendo la maniobrabilidad, mientras que a velocidades más elevadas las ruedas traseras giran en el mismo sentido que las delanteras, haciendo así que la estabilidad del vehículo mejore.

Más información, detalles, motorizaciones y fotos del nuevo Mercedes-Benz Clase S.