El euro digital emitido por el BCE comenzará sus pruebas en España

En nuestro país, Iberpay será la encargada de centralizar el proyecto. Ya ha puesto en marcha otros exitosos proyectos como Bizum.

Patricia Malagón | 2020-09-07

El Banco Central de China y el Banco Central de Rusia ya han iniciado los trámites para crear divisas nacionales digitales. O lo que es lo mismo, desarrollar sus criptomonedas nacionales. A esta tendencia se ha unido también el Banco Central Europeo con el programa Central Bank Digital Currency (CBDC). De hecho, cinco entidades españolas: Santander, BBVA, Sabadell, Bankia y CaixaBank iniciarán en pocos días la fase de pruebas con esta nueva divisa anunciada el pasado año. Este euro digital lo que buscará es competir y, sobre todo, no quedarse atrás de lo que ya están haciendo sus homólogos en otros países.

En nuestro país, Iberpay será la encargada de centralizar el proyecto. Esta compañía, participada por los bancos nacionales más importantes, ya ha puesto en marcha otros importantes y exitosos proyectos como Bizum. Iberpay será la propietaria de los fondos y la encargada de emitir los tokens a los bancos, quienes los repartirían a sus clientes.

En cuanto al proyecto en sí, según el BCE, por cada euro digital que se emita desaparece un euro físico, haciendo que el valor de ambas monedas sea siempre el mismo. Es decir, no habrá diferencias entre el valor de uno o del otro.

La adaptación del euro digital lo que supone, a grandes rasgos, es la integración en la red blockchain, que es mucho más rápida. Una de las consecuencias directas es que las transferencias internacionales y nacionales serían mucho más rápidas de lo que lo son actualmente. Es decir, para el usuario lo único que variará, en principio, es el aumento de la agilidad en los pagos digitales. Por otro lado, al entrar los bancos centrales dentro de las criptomonedas es probable que se refuerce más la seguridad de la red dotando de mayor protección a Bitcoin.

La respuesta de los bancos centrales al crecimiento de las criptomonedas se ha producido, entre otros motivos, para seguir teniendo el control de las divisas. Bitcoin y el resto de las monedas virtuales están descentralizadas y no están controladas por ningún organismo, esa es la principal diferencia con el dinero tradicional. Pero no es la única, la internacionalización es también otra gran diferencia. Ethereum, Bitcoin o la Libra de Facebook serían monedas globales, mientras que las emitidas por los bancos centrales no.