Un vecino de Manuela Chavero confiesa, cuatro años después de su desaparición, que la mató

El detenido, de 28 años y conocido de la familia, ha reconocido a los investigadores que asesinó a la mujer.

LD/Agencias | 2020-09-18

El hombre detenido en Monesterio (Badajoz) por la Guardia Civil por su presunta implicación con la desaparición, en julio de 2016, en este mismo municipio de Manuela Chavero, de 42 años, ha confesado a los agentes que la mató.

Fuentes próximas a la investigación han indicado a EFE que el detenido, un hombre de 28 años que reside en la localidad pacense, muy cerca del domicilio de Chavero y conocido de la familia, ha reconocido a los investigadores que asesinó a la mujer.

Hace unos días, Emilia Chavero, hermana de Manuela, entregó a los investigadores una carta anónima en la que se apuntaba al ahora arrestado como sospechoso de la desaparición de la mujer. Las fuentes consultadas aseguran que los agentes dieron credibilidad a este escrito, lo que, unido a las pesquisas que llevaban realizando hace tiempo, ha motivado la detención. El hombre se encuentra en dependencias de la Guardia Civil de Zafra y está previsto que en las próximas horas los agentes realicen varios registros en el municipio.

El pasado 27 de agosto, agentes de la UCO volvieron a inspeccionar la vivienda de la mujer y la zona con el objetivo de encontrar nuevas pruebas sobre el paradero de Chavero, en unas pesquisas que no ha abandonado.

Entonces, realizaron una reconstrucción con un vehículo para comprobar si un coche pudo recoger a Manuela Chavero y cuánto tiempo hubiera tardado.

"Había cierta esperanza"

José Carlos Chavero, el hermano de Manuela, vecina de Monesterio (Badajoz) desaparecida en julio de 2016, ha manifestado este viernes a Efe que, hasta la detención y confesión del presunto autor de la muerte de su hermana, "había cierta esperanza" de encontrarla con vida.

"Van a ser días muy duros", ha dicho José Carlos, cuya familia siempre tuvo un hilo de esperanza de encontrar a Manuela con vida, a pesar de que ya habían pasado más de cuatro años desde su desaparición.

Los hechos

Una lamparita alumbrando el salón y la luz de la cocina y la televisión encendidas. Esto fue lo que se encontró el hermano de Manuela Chavero cuando entró en su casa en Monesterio (Badajoz) el martes 5 de julio por la mañana.

Manoli —como la conocían su familia y allegados— de 42 años y madre de dos hijos de 14 y 6 desapareció misteriosamente y sin dejar ningún rastro entre la 01.30 y las 3.00 de la madrugada.

La puerta no estaba forzada, el pantalón que había llevado el día anterior sobre la cama; también estaba en la casa su cartera; "sólo faltaban unas chanclas y, quizá, un pantalón del pijama", relató su hermano José Carlos. Su teléfono móvil, en la cocina: se había conectado por última vez a las 1.55 horas.

Sus dos hijos se encontraban en ese momento veraneado con su padre: el matrimonio se había separado y estaba en proceso de divorcio. La familia descarta que se haya ido por su propia voluntad.

El caso está bajo secreto de sumario, después de que así lo decretase el titular del juzgado de instrucción número 2 de Zafra (Badajoz). Las labores de búsqueda se centraron al principio en el casco urbano de la localidad y en las cercanías, pero sin lograr ningún resultado. La casa está alejada del centro del pueblo y se da la circunstancia de que no había nadie en ese momento en las viviendas más cercanas a la de Manuela Chavero.

Esa noche —antes de desaparecer— Manoli había estado hablando con su mejor amiga para ir juntas a la mañana siguiente hasta Zafra y conseguir un abogado de oficio que le asistiera en un juicio que tenía días después relacionado con ese proceso de divorcio. Según afirman sus familiares no tenía enemigos conocidos, ni problemas con nadie ni dentro ni fuera de Monesterio.

Su cuñado sí manifestó su creencia de que alguien pudo obsesionarse con ella y la tuviese retenida, y mostró su confianza en que recapacite y la deje en libertad o bien, y a pesar del tiempo transcurrido, aparezca alguien que pueda ofrecer un testimonio válido de cara a encontrarla.

La delegada del Gobierno en Extremadura, Cristina Herrera, informó este viernes de que la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha realizado un nuevo reconocimiento de la vivienda esta semana y ha abogado por no desvelar más líneas de investigación para no interferir en las pesquisas policiales.