"La izquierda estaría dispuesta a entregar la presidencia de Madrid a Cs si deja caer a Ayuso"

Pilar Díez

Podemos se despereza y se lanza a la calle contra el PP. A Ayuso se le pone cara de Cayetana.

Pilar Díez | 2020-09-21

El Mundo

"Ayuso pide a Sánchez que el Ejército asegure las restricciones". Caramba, y luego decíamos de Sánchez y su estado policial. ¿Qué quiere, que disparen a los ciudadanos? Mientras, los podemitas vuelven de vacaciones y aprietan para acabar con Ayuso. "Monedero e Isa Serra lideran las protestas contra las medidas". Monedero, concretamente, tuvo que desplazarse hasta Vallecas desde un lujoso restaurante del barrio de Salamanca donde llenó su estómago.

El editorial dice que "las medidas aprobadas por el Gobierno regional, que implican restricciones en 37 zonas de salud de esta comunidad, deben servir para atajar la trasmisión de la covid". Claro, si solo se puede salir para ir a trabajar, para cuidar ancianos, ir al cole, a la compra, pasear al perro, al bar hasta las diez de la noche, ¿qué puede fallar? Y endosa la responsabilidad a los madrileños. "Ello exige no solo garantizar el cumplimiento de las mismas, sino la asunción por parte del conjunto de la ciudadanía de que solo desde la responsabilidad individual se puede parar el virus". Ah, vaya. ¿Y entonces para qué pagamos a tanto político y tanto funcionario? "Es evidente que tanto Sánchez como Podemos tratan de erosionar al PP en la persona de Díaz Ayuso. Prueba de ello son las manifestaciones callejeras promovidas por la izquierda radical". La izquierda radical vive tan encerrada en sus chalés que no se enteran de que los ciudadanos están hartos, pero hartos. Y no solo de Ayuso.

Dice Federico Jiménez Losantos que "si la pusilanimidad de Pablo Casado y la teodicia genovesa no lo hubieran impedido, Madrid habría ido a elecciones antes del verano", y ahora "corren por Madrid listas de tres y cuatro diputados autonómicos naranjas en venta o listos para ser subastados". Vamos, que la moción de censura está lista para ser servida. "El resultado de la desidia del PP es lamentable. Hoy veremos a esa izquierda que dirigen dos matones", Sánchez e Iglesias, "echarse a la calle en defensa de la dignidad del sur. En los tres meses confinados por el Gobierno más infecto e infectado del mundo, bramaban contra los que se manifestaban por el abuso del arresto domiciliario en Madrid. Pero si Ayuso ordena limitaciones menores", los podepijos de Galapagar se echan a la calle. Pero un rato, eh, luego a tomar cañas a las terrazas de Malasaña.

El País

"Casado protege a Ayuso de las críticas de los barones del PP a su gestión". ¿Casado? ¿Como protegió a Cayetana? En el periódico de Sánchez se frotan las manos, su golpe de estado contra Madrid está a punto de caramelo. "Miles de vecinos de Madrid, contra las restricciones". Estos no son fachas ni cayetanos. En la foto, una podemita con pinta de vivir en Lavapiés y flequillo batasuno levanta un puño antes de irse de vinos a su barrio. Claro, que no es comparable con la imagen de Monedero dándose un festín en un restaurante de lujo antes de ir a Vallecas a berrear, eso es insuperable.

Dicen en El País que "dirigentes regionales del PP" —¿otra vez Feijóo?—, "lamentan el daño a la marca causada por la situación de Madrid". Pero si es precisamente en la Comunidad de Madrid donde se ha resistido la embestida podemita. Se quejan de que Ayuso "no tiene experiencia", frente a ese pozo de sabiduría que es Casado, que fue presidente de las juventudes del PP un porrón de tiempo. Y no digamos la de Sánchez, en cuyo curriculum figura el plagio de una tesis. Es lo que tiene la política de ahora, que está llena de gestores y cerebritos.

Pero en el periódico de extrema izquierda van a lo suyo, presionar a Ciudadanos. "El dilema de Ciudadanos". Una caricia para animar: "Cs crece electoralmente por el centroizquierda y la abstención". Y tienta con una oferta que no podrán rechazar. "La izquierda estaría dispuesta a entregarles la presidencia de Madrid si deja caer a Ayuso". Y por si a la presidenta se le ocurre convocar elecciones, la amenazan. "El líder del PP, Pablo Casado, se opone a un adelanto electoral y Cs confía en que la presidenta madrileña no podrá tomar esa decisión en solitario". Casado será el responsable de que el PP pierda Madrid. Y se lo tendrá merecido.

ABC

Vocento a su bola. "El amigo de Sánchez cobró 18.000 euros por diez páginas". Supongo que con esto intentan combatir la Kitchen. Mucha suerte.

Isabel San Sebastián siente "asco y vergüenza", como muchos madrileños. De muchas cosas, pero fundamentalmente, de que "no hay dinero para contratar médicos o rastreadores, no para pagar los ERTE o esa renta mínima vital que no llega a los bolsillos, ni para auxiliar a los autónomos que lo han perdido todo, ni tampoco para proporcionar subsidios a quienes se ven obligados a guardar cuarentena. Si lo hay, en cambio, para sufragar una legión de asesores a sueldo de ministerios inútiles. ¿A qué esperamos para tomar Moncloa y sacar a Sánchez y a Iglesias del moño?

Ignacio Camacho se remonta a la primavera, cuando los columnistas elucubraban sobre la que se montaría si gobernara el PP y decretara el estado de alarma. Pues que ya no hace falta. "A la extrema izquierda le han bastado unas leves medidas de emergencia para montar una movilización callejera", que es lo único que saben hacer. Y José María Carrascal advierte: "El plan Sánchez- Iglesias para mantener el poder comienza por la toma de Madrid". "Arruinar a la ciudadanía es el primer objetivo de la izquierda". Tranquilo, Carrascal, aquí va a caer hasta el apuntador.

La Razón

"Casado veta que sus autonomías pidan el estado de alarma". Y mientras estos impresentables se enredan en politiqueos, "los médicos alertan de que la Sanidad ha llegado al limite". Paloma Pedreiro dice que "ahora, cuando teníamos que tener a los sanitarios y profesores reforzados al máximo, están buscándolos; cuando los transportes tendrían que haber sido multiplicados, sigue el amontonamiento humano… Pero eso sí, castigados los del sur a confinarse en sus espacios pequeños y hacinados", haciendo las delicias de la izquierda. Ayuso sabía que iban a por ella. Debía haber tomado decisiones antes. ¿Quién leñe le asesora a esta mujer?

Y Francisco Mahuenda nos desvela que "la izquierda ahora está dedicada a agitar las calles en Madrid. No son casuales las manifestaciones de vecinos donde se leen o escuchan disparates enormes". ¡No jorobes! Y nosotros pensando que eran los propios vecinos de Vallecas, como Isa Serra o Monedero. A ver si los vecinos de verdad les echan a pedradas.