La 'tela de araña' andaluza y la Agencia EFE

Pedro de Tena

La imposibilidad del PSOE andaluz de ofrecer regalías o puestos de supervivencia a sus fieles seguidores va inclinando la balanza a favor de Sánchez.

Pedro de Tena | 2020-09-23

Tras el cese como director de la Agencia EFE del periodista Fernando Garea, ex de El País y de El Mundo, medio en el que fue querellado sin éxito por el entonces Fiscal General del Estado, Leopoldo Torres, al comienzo del caso Guerra, el Gobierno de Pedro Sánchez se apresta al control partidista directo de la primera agencia de prensa de la nación. En el intermedio, una directora general del expresidente Zapatero y redactora de El País, Gabriela Cañas.

Le acompaña como directora del Gabinete de la Presidencia, Lourdes Álvarez Esmorís, que lleva veinte años en la Agencia, experta en moda y relacionada con círculos socialistas, especialmente con Begoña Gómez, esposa del presidente del Gobierno y forofa de la moda made in Spain.

El fin de controlar de manera partidista la Agencia EFE es lo que se deduce del nombramiento de Enrique Jesús Cervera Grajera, como director "gerente" del ente pagado con dinero público. La deducción tiene que ver con el carácter de Cervera como miembro de un clan ligado al PSOE andaluz de Susana Díaz, pero preferentemente al PSOE de Manuel Chaves, ahora de recurso contra la sentencia de los ERE. De hecho, Enrique Grajera fue portavoz de su gobierno desde 2002 hasta su final en 2009.

Hasta ahora, y desde que Chaves dejó su ministerio, Cervera había acompañado a Madrid a la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero. De hecho, ha sido director de Comunicación y Marketing de Sepides, organismo público encargado del desarrollo empresarial dependiente de la SEPI.

Este hecho señala que la imposibilidad del PSOE andaluz de ofrecer regalías o puestos de supervivencia a sus fieles seguidores va inclinando la balanza, día tras día, a favor de Pedro Sánchez en Andalucía. Igualmente indica que el alejamiento entre Susana Díaz y la ministra de Hacienda es importante y que el entorno del viejo PSOE ligado a Chaves ya no le hace ascos al partido transmutado de Sánchez.

El hecho muestra además que la tela de araña andaluza sigue siendo poderosa y resistente. El nuevo gerente de EFE comenzó su carrera en El Correo de Andalucía que, como es sabido, fue fundado por la Iglesia, pero terminó siendo propiedad del PSOE, luego propiedad de Prisa.

Después fue propiedad de Alfonso Gallardo, tío del vicepresidente socialista de la Junta de Extremadura, Paco Fuentes Gallardo y empresario de referencia del gobierno de Juan Carlos Rodríguez Ibarra durante años. Cuando pasó a manos de un empresario ligado al PSOE perno desobediente, Susana Díaz contribuyó a su cierre.

Durante los últimos nueve años desarrolló labores de comunicación y marketing desde su propia empresa de asesoramiento, CYC Comunica SL, que estaba administrada por su esposa, Rosa María Coronillas. Entre sus trabajos estaba la asistencia a Susana Díaz.

Enrique Cervera es hermano, como hemos adelantado, de José Manuel Cervera, también vinculado al PSOE, y que, entre otras experiencias, ha trabajado como director general de Estudios Andaluces de la Junta de Andalucía o director del gabinete del vicepresidente del Gobierno de Política Territorial, Manuel Chaves.

De hecho, y además de otros, Lolo Cervera, durante el gobierno Zapatero, fue miembro del Consejo de Administración de las empresas públicas Aguas de la Cuenca del Ebro, SL y Empresa Nacional de Residuos Radiactivos, SL. Con Chaves fue director de su Gabinete.

Además, ha integrado delegaciones oficiales de la Junta de Andalucía y del Gobierno español a la Unión Europea y países como Francia, Italia, Bélgica, Alemania, Reino Unido, Marruecos, Libia, Brasil, Argentina, Uruguay, Panamá, México, Cuba, Estados Unidos, Japón, Arabia Saudí o Kuwait. Finalmente dirigió la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo, cargo en el que le mantiene la Junta que preside el popular Juan Manuel Moreno.

Organigrama del hilo Cervera de la tela de araña andaluza

Tanto en Libertad Digital como en el libro La tela de araña andaluza se dio cuenta de lo que se llamó Clan Cervera, uno de los clanes poderosos del socialismo andaluz. Su organigrama esencial era el siguiente en 2010:

Ángel Cervera Grajera. Ex asesor del alcalde de Sevilla y ex asesor del presidente de la Diputación de Sevilla en 2010 Desde el quiosco propiedad de su madre, pero por su intervención, se emitieron facturas irregulares.

Ángeles Nevado Pineda. Esposa del anterior, fue presidenta de la Asociación de Vecinos "La Unidad" (implicada en irregularidades) y presidenta de la Asociación de Mujeres Vecinales de Sevilla.

José Manuel Cervera Grajera. Hermano mayor del primero del que ya hemos hecho una semblanza.

Carmen Victorino Chaparro. Compañera o esposa del anterior. Desempeñaba un puesto de libre designación(PLD) en la misma consejería de la Junta en la que trabajaba su esposo y en el centro directivo de la Secretaría de Presidencia y Vicepresidencia de la Junta de Andalucía.

Enrique Jesús Cervera Grajera. Hermano intermedio, desde hace unos días nuevo director gerente de la Agencia EFE.

Rosa Coronillas Gómez. Esposa del anterior. Fue delegada en Andalucía de Cinco Días, Grupo Prisa. Como dato lateral, podemos decir que la labor de Rosa Coronillas se vio recompensada con un premio en la Junta de Andalucía, concedido por Fernando Toscano, socialista del clan Toscano de Dos Hermanas.

Ángel Cervera Grajera y su mujer, Ángeles Nevado Pineda fueron protagonistas de sonados escándalos e irregularidades hasta 2010. Por ejemplo, Ángel Cervera, que fue asesor del alcalde socialista de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín y del presidente socialista de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, tuvo que dejar ambos cargos al ser acusado de haber cobrado una factura personal de 600 euros por trabajos realizados en el Distrito Macarena, donde su mujer presidía la ya mencionada asociación vecinal, según contó El País. Era el primer caso de facturas falsas en Sevilla.

Se trataba de una factura falsa por cartelería. La facturación correspondía a una empresa donde aparecía como responsable y dimitió de su puesto en el Ayuntamiento, pero fue contratado a continuación por la Diputación, de cuyo presidente fue asesor personal. Poco después, salieron otras facturas, igualmente sucias, en la Diputación y relacionadas con el mismo personaje.

En sí mismo no era relevante, pero era hermano de dos piezas clave del señor Zarrías y del señor Chaves, José Manuel Cervera y Enrique Jesús Cervera, ahora gerente de EFE, pòr lo que el escándalo fue sonado.

Además, su esposa Ángeles Nevado Pineda recibía, a través de la mencionada asociación y una asociación de mujeres, numerosas subvenciones del gobierno socialista del Ayuntamiento de Sevilla e incluso de la Diputación.