El Gobierno acuerda eliminar el requisito del máster del profesorado para dar clase durante la pandemia

El máster posibilita ejercer la docencia en Secundaria FP, música y artes escénicas, artes plásticas y diseño y escuelas oficiales de idiomas.

LD/ Agencias | 2020-09-24

El Ministerio de Educación va a flexibilizar, "de manera excepcional y limitada", los requisitos para el ejercicio de la docencia mientras dure la crisis sanitaria por el coronavirus y no hará falta tener hecho el Máster de Formación del Profesorado que se precisa para dar clase.

Lo ha anunciado este jueves la ministra de Educación, Isabel Celaá, quien, junto al ministro de Sanidad, Salvador Illa, se han reunido con las comunidades en una Conferencia Multisectorial para analizar el inicio del curso escolar.

Uno de los problemas expuestos por algunas comunidades ha sido la la falta de docentes a los que recurrir ya que se les ha acabado la "lista de sustituciones" para el refuerzo de las aulas ante la bajada de las ratio o las bajas por enfermedad. Ante ello, se ha decidido que no será necesario el requisito de contar con el citado máster habilitante para dar clase en Educación Secundaria, que debe cumplimentar cualquier titulado que quiera ser profesor.

En concreto, el citado máster acredita la formación didáctica para ejercer la docencia en Secundaria (para dar clase en Primaria hay que estudiar Magisterio), Formación Profesional (FP), música y artes escénicas, artes plásticas y diseño y escuelas oficiales de idiomas.

"Estamos hablando de poder flexibilizar la respuesta en tiempos como los que vivimos", ha enfatizado la ministra. Así, se podrán contratar "profesionales cualificados, capacitados" pero que no han cursado ese máster y poder reforzar de esta manera las plantillas de profesores, ha explicado Celaá.

Celaá ha informado además de que se ha acordado con las comunidades adaptar las pruebas de acceso a la universidad (EBAU/EVAU) de este curso a las circunstancias de la pandemia, como pasó en el anterior. Y han abierto a estudiar la posibilidad de realizar cambios normativos para adaptar las programaciones didácticas de los cursos.

Por otra parte, la ministra ha defendido la tramitación de la reforma educativa de la Lomloe en estos tiempos de pandemia, a pesar de las críticas de la oposición, puesto que ahora se "ha puesto de relieve la necesidad de activar transformaciones urgentes en el sistema educativo, ya incorporadas al proyecto de ley".

También Illa ha recalcado que, más allá de "algún caso puntual" los consejeros han valorado el correcto funcionamiento de los protocolos para los colegios frente a la covid, lo que, ha advertido, "no nos debe hacer bajar la guardia". Illa ha agradecido al personal docente y a las familias su comportamiento ejemplar y ha insistido en que "conviene no bajar la guardia" por el incremento de contagios a nivel general.

Clases en confinamiento

Desde el comienzo del curso escolar el coronavirus ha afectado a 2.852 grupos o clases de alumnos de los 386.214 que existen en España, lo que representa el 0,73 % del total, ha detallado la ministra. El 95,5 % del total de los centros educativos no universitarios en España no ha sufrido hasta el momento ninguna incidencia por la covid.

También ha asegurado que las comunidades no están reportando casos relevantes de absentismo de padres que no llevan a sus hijos a clase por temor al coronavirus. Es un problema del que se habló al principio -ha recordado Celaá- pero que ha mostrado "poca relevancia" y solo tres comunidades han dicho observar algún caso en este sentido.

Sobre el cierre de centros, ha detallado que las comunidades han reportado en la reunión tres cerrados, dos de Infantil y uno de Primaria y alguno en Extremadura, pero que "se iba a encontrar pronto una solución".

Asimismo, la ministra ha confiado en que los alumnos de esos 2.852 grupos confinados por el positivo de algún estudiante o docente esté disponiendo de dispositivos electrónicos para seguir en casa la educación de forma "online" pues, a diferencia de lo que ocurrió el pasado curso, pueden tener como préstamo o en propiedad una tableta o un ordenador.

La ministra espera que en los "próximos 15 días" la enseñanza "online" de los alumnos en cuarentena no sea un problema y "funcione a pleno rendimiento". Celaá ha dicho que se ha trasladado un formulario a las comunidades para recopilar información de "una manera sistemática y precisa" sobre las incidencias.