El Gobierno de los 50.000 muertos quiere 'controlar' Madrid...

EDITORIAL

Pedro Sánchez y su semejante Pablo Iglesias no quieren luchar contra el virus, sino contra el PP y, sobre todo, contra el Ejecutivo de Ayuso.

2020-09-28

La semana pasada comenzó con una reunión entre Pedro Sánchez e Isabel Díaz Ayuso para coordinar los esfuerzos de las Administraciones central y autonómica en la lucha contra los preocupantes rebrotes que se habían registrado en Madrid. Como por desgracia era de temer, en realidad no fue sino una sucia estratagema redondista para desinformar a la opinión pública y cercar al Gobierno regional madrileño.

La prueba es que las buenas palabras del falsario Sánchez y su ofrecimiento de leal colaboración dieron paso enseguida a un cúmulo de desbarres lastrianos y maniobras traicioneras para desgastar a Ayuso (bestia negra de la izquierda), aun a costa de la seguridad y la salud de los madrileños.

La contraprogramación por parte del tan incompetente como indigno ministro de Sanidad, Salvador Illa, de la rueda de prensa técnica del responsable de la sanidad madrileña fue ominosa prueba de que el objetivo del Gobierno social-comunista no es mejorar la gestión en la lucha contra el coronavirus, sino desestabilizar y acabar con el Gobierno madrileño. Sin vergüenza, Illa ha llegado a pedir el confinamiento total de Madrid aplicando un doble rasero que habría de abochornar incluso a los partidarios del Ejecutivo con un mínimo de respeto por sí mismos.

Las bajezas de la banda de Sánchez son tan burdas que hasta cuesta creer que las hayan perpetrado. Si ahora habría que cerrar Madrid a cal y canto, ¿por qué no se propuso lo mismo en verano para Aragón y Cataluña cuando fueron objeto de rebrotes muy virulentos? Si ahora habría que cerrar Madrid a cal y canto, ¿por qué no se propone lo mismo para Navarra, que presenta cifras de incidencia por número de habitantes muy superiores a las de la CAM? Ay, si en la Puerta del Sol hubiera un Gobierno bendecido por los albaceas de la organización terrorista de extrema izquierda nacionalista ETA...

Pedro Sánchez y su semejante Pablo Iglesias no quieren luchar contra el virus, sino contra el Partido Popular y, sobre todo, contra el Ejecutivo de Díaz Ayuso, bastión de resistencia al Gobierno de los 50.000 muertos y los pactos de la infamia con golpistas y proterroristas. La obsesión sectaria del Gobierno social-comunista con Madrid es doblemente vergonzosa, siendo Sánchez e Iglesias responsables de la peor gestión sanitaria y económica de la pandemia en toda Europa. ¿Cómo se atreven a reclamar el control de Madrid estos incompetentes que suscitan en medio mundo un indignado estupor?

Está para dar lecciones y pedir responsabilidades, el Gobierno de los 50.000 muertos, los enjuagues con golpistas y proetarras y las repulsivas soflamas antimonárquicas...