Ataque sin tregua de los separatistas contra Felipe VI mientras Sánchez elude defender al Rey

Mariano Alonso

Casado tomaba la palabra para defender al Rey: "No se puede agredir así a las instituciones con la complicidad del Gobierno. No todo vale. Basta ya".

Míriam Muro | Mariano Alonso | 2020-09-30

A la ofensiva contra la Jefatura del Estado iniciada por el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, y el ministro de Consumo, Alberto Garzón, en las últimas semanas, se ha sumado este miércoles el separatista Gabriel Rufián.

En plena sesión de control, Rufián ha enseñado una imagen de la infancia de Felipe VI en la que se le podía ver saludando a Francisco Franco y ha asegurado: "Vox tiene aquí, desgraciadamente, 52 diputados. Pero en total tiene 53 porque tiene uno en la Zarzuela, he aquí lo dramático. Tienen razón, a Felipe VI le votó un español: Francisco Franco".

Palabras que despertaban los gritos y las críticas de la bancada popular y la de Vox, mientras la presidenta del Congreso silenciaba las quejas. En su respuesta, el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, que antes había agradecido a Rufián que ERC apoye la renovación de los órganos constitucionales, pedía una "reflexión serena y leal". Añadía que "el ordenamiento jurídico se imparte en nombre del Rey por jueces independientes" y que él "defenderá hasta la última gota de sangre la Monarquía, el Estado constitucional y la Justicia".

Antes de pronunciar esas palabras, el ministro de Justicia también ha sido preguntado por quién tomó la decisión de vetar al Rey la pasada semana en Barcelona. Según Campo, fue una "decisión colegiada que se tomó entre el Gobierno y la Casa Real" y se valoró la proximidad de una fecha "muy concreta y delicada en una situación de convivencia compleja", en referencia a la sentencia de inhabilitación de Quim Torra, "la proximidad al 1-O" y "se valoró la mejor convivencia entre los ciudadanos", ha asegurado.

SVAXF1VT5L92iSYet

Sánchez evita defender al Rey y Casado toma la palabra

Un nuevo feo a la Monarquía a la que Sánchez este miércoles ha evitado respaldar. En su cara a cara con Pablo Casado de primera hora de la mañana, el presidente del Gobierno no ha pronunciado ni un reproche a Iglesias y Garzón.

Para Sánchez, no hay una ofensiva contra la Jefatura del Estado ya que ha acusado a Casado de propagar "amenazas ficticias" para desgastar al Ejecutivo.

Conforme ha pasado la sesión los ánimos se han caldeado hasta el punto que Pablo Casado e Inés Arrimadas se han visto obligados a pedir de nuevo la palabra para defender al Rey.

El líder del PP ha pedido a Batet que se retiren del Diario de Sesiones los "conceptos ofensivos" que se han vertido contra las instituciones del Estado. "Usted tiene la responsabilidad de no tolerar una acusación como la de Rufián", le ha dicho a la presidenta del Congreso. "Don Felipe fue proclamado Rey en este parlamento hace seis años", ha recordado. "No se puede agredir así a las instituciones con la complicidad de este Gobierno. No todo vale. Basta ya", ha sentenciado.

Tras ello, intentaba quejarse Arrimadas, pero no se lo ha llegado a permitir la presidenta del Congreso. Batet ha tomado la palabra para negar que durante la sesión se hayan atribuido "insultos directos" contra el monarca. Y no solo eso, además pedía "respeto" a las bancadas del centro derecha.