Lío gordo en el Athletic: Alkorta y Garitano, muy tocados tras el fichaje frustrado de Fernando Llorente

El Athletic, tras un nefasto inicio de temporada, es un polvorín. El no fichaje de Llorente traerá cola.

A.S.E | 2020-10-06

Lío gordo en el Athletic. Al mal inicio liguero –la afición es un clamor a favor de la destitución del técnico, Gaizka Garitano–, se une la tremenda polémica generada con el fichaje frustrado de Fernando Llorente.

El veterano delantero del Nápoles era la bomba que tenía preparada el director deportivo, Rafael Alkorta, para el cierre de mercado. Este lunes el Athletic activó el fichaje de un Llorente que rechazó una jugosa oferta de la Sampdoria. El delantero navarro esperaba el paso al frente del Athletic. Medios italianos confirmaron que Athletic y Nápoles trabajaron en la negociación para llegar a un acuerdo. Cuando el fichaje parecía encaminado, la operación se vino abajo. La presión de parte de la afición y de la directiva fue clave.

Fernando Llorente abandonó el Athletic por la puerta de atrás en 2013. Muchos en Bilbao no han olvidado la manera en la que el delantero internacional español salió del conjunto rojiblanco. Por eso, muchos se oponen a su vuelta. No es el caso de Alkorta, Garitano –luchó hasta última hora para que Fernando regresara–, o parte de los pesos pesados del plantel, que incluso llegaron a llamar personalmente a Rafa Alkorta para pedir su fichaje. Finalmente, se impuso la opinión de gran parte de la directiva: el "no" a Llorente, a pesar de que vendría en unas condiciones muy ventajosas: a coste cero y con una ficha inferior a los dos millones de euros por temporada.

Tras el fichaje frustrado, Garitano y Alkorta quedan muy tocados. Entre la afición no ha sentado nada bien que los jugadores, señalados por su mal inicio, quieran influir en las contrataciones del club. El Athletic, que finamente tampoco consiguió cerrar el ansiado fichaje de Javi Martínez, es un polvorín. La guerra abierta en la directiva podría terminar con la salida de Alkorta y un Garitano ya de por sí desgastado. Elizegui, el presidente, está desbordado y ha quedado retratado. No puede ser que dentro del equipo de trabajo tengas dos partes que no se entienden –directivos vs director deportivo y entrenador–. Habrá que estar muy atentos a la rueda de prensa que dará el próximo jueves, pero hay cabezas que pueden rodar muy pronto en San Mamés.