La encuesta republicana

Pablo Planas

Se podría preguntar si se debería ilegalizar a los separatistas o suspender la autonomía catalana hasta que pidan perdón por el golpe de Estado.

2020-10-12

Doce de Octubre. Día grande para la izquierda prepotente y analfabeta que acude en manada a las redes sociales para excretar toda su ignorancia sobre el Descubrimiento de América. Día grande para los tontos de la secta del genocidio y para quienes consideran que los sacrificios rituales de niños eran propios de grandes civilizaciones que no necesitaban ser civilizadas. Día grande también para los que creen que quienes desconocían la rueda se comunicaban con seres de otros planetas. Día bárbaro, en suma, para adoquines, ignaros y ceporros influidos por personajes de la estofa de Juan Carlos Monedero, Ada Colau e Íñigo Errejón.

Se queja esta peña de la Fiesta de España e Hispanoamérica con profusión de aspavientos mientras inclina la cabeza como muestra de sumisión y respeto ante las banderas regionales cuando la Diada o el Aberri Eguna. Hay que ver el fervor con el que participan en las ofrendas florales, las sardanas y los aurreskus y la rabia que exhiben durante la Fiesta Nacional, Día del Pilar, patrona de la Benemérita Guardia Civil. El cuello les da vueltas y vueltas mientras recitan del derecho y del revés que ellos no tienen nada que celebrar. Prefieren a Lluís Companys o a Sabino Arana antes que a Cristóbal Colón. Criaturas.

La aportación al Doce de Octubre de estas gentes ha consistido este año en una encuesta según la cual el 40,9% de los españoles es partidario de la república, mientras que el 34,9% se declara monárquico. El resto, casi un cuarto de los sondeados, no sabe o pasa de contestar. Tal resultado ha desatado la euforia en las filas de Unidas Pandemias, en una maniobra inspirada en el procesismo catalán. Una de las grandes habilidades propagandísticas del separatismo es esgrimir supuestas encuestas en las que presuntamente el ochenta por ciento de los catalanes se muestra partidario de celebrar un referéndum de autodeterminación. Y con eso les basta y les sobró para montar un golpe de Estado.

La referida encuesta republicana ha sido encargada, manipulada y publicada por los diarios de Roures, Escolar y Boye, el abogado condenado por terrorismo de Puigdemont y Torra, lo que ya da cuenta del sesgo, naturaleza y propósito de la cosa. Por el mismo precio se podría preguntar si se debería ilegalizar a los partidos separatistas, como en Alemania, o suspender la autonomía catalana en vez de la madrileña hasta que los nacionalistas pidan perdón por el golpe de Estado y dejen de conspirar contra España. Seguro que los resultados de esas preguntas resultarían mucho más claros que los seis puntos que separan, en teoría, a monárquicos y republicanos.

Otra de las novedades de la Fiesta Nacional ha sido la presencia en el acto oficial de los ministros de Podemos encabezados por el vicepandemias Iglesias, que lucía una vistosa mascarilla con la inscripción "sanidad pública". Claro que sí. ¿Cómo estar en contra de la sanidad pública? La misma sanidad pública que durante la primera oleada del coronavirus proporcionó a la pareja de Iglesias, la ministra de Igualdad, Irene Montero, todos los test que hicieron falta hasta que por fin dio negativo. ¿O la que proveía de pruebas a los miembros del Gobierno era otra sanidad? Porque cabe recordar que por aquellas fechas no había test ni para los sanitarios.

Por lo demás, doña Irene ha lucido un vistoso conjunto de color morado en homenaje, dicen, a la bandera republicana. En ascuas hasta que lo explique en la Vanity Fair.