Facebook y Twitter censuran una noticia sobre la corrupción de Joe Biden

Daniel Rodríguez Herrera

Los gigantes de las redes sociales se han quitado la careta y van con todo a favor del candidato demócrata en estas elecciones.

Daniel Rodríguez Herrera | 2020-10-15

Este miércoles, el periódico The New York Post ha publicado un correo electrónico de abril de 2015 recuperado de un ordenador propiedad del hijo del candidato demócrata, Hunter Biden. En el correo, el asesor de la compañía de gas ucraniana Burisma Group y supuesto número 3 de la empresa Vadym Pozharskyi le daba las gracias por invitarlo a una reunión con su padre en Washington cuando este aún era vicepresidente en la Administración de Barack Obama. En un correo anterior, de mayo de 2014, Pozharskyi pedía consejo a Hunter Biden sobre "cómo podría emplear su influencia" en beneficio de la compañía. Ese mismo mes el hijo de Joe Biden, sin ninguna experiencia en el sector, fue incorporado al Consejo de Administración de la compañía con un sueldo de más de 50.000 dólares

En 2016 Joe Biden amenazó con retirar 1.000 millones de ayuda del Gobierno de Estados Unidos a Ucrania si no se despedía al fiscal general del país, Viktor Shokin, por ser demasiado blando con la corrupción. Shokin, efectivamente, era demasiado blando con cierta corrupción, pero tenía un proceso abierto contra Burisma, investigación que se cerró cuando el Gobierno ucraniano accedió a destituirle. Tiempo después, antes de que se descubrieran las conexiones de su hijo con Burisma, Biden chuleó en público de la acción. Eso provocó que Donald Trump presionara a las autoridades ucranianas a investigar el posible caso de corrupción, presiones que sirvieron de excusa para que los demócratas lo sometieran a juicio político, o impeachment, sin éxito alguno salvo en salvarle la cara a su futuro candidato a la presidencia.

Cuando se le ha acusado de, cuando menos, un claro conflicto de interés en sus acciones en Ucrania, Joe Biden ha asegurado siempre que nunca supo que su hijo estaba en el Consejo de Administración de Burisma hasta después de que dejara el cargo. Sin embargo, estos correos, cuya autenticidad están evaluando las autoridades federales, indicarían que ya en 2015, un año antes de su llamada para forzar la destitución del fiscal general, Joe Biden sabía perfectamente en qué estaba metido su hijo.

La censura en redes sociales

Facebook y Twitter limitaron el mismo miércoles la distribución de la noticia. Facebook ha optado por "reducir la distribución" del artículo durante el tiempo en que sus verificadores analizan la historia, algo que no han hecho con ninguna de las noticias que afectaban a Donald Trump, como el reciente goteo de historias sobre sus impuestos del New York Times. El jefe de política de comunicaciones de Facebook, Andy Stone, ha explicado que aunque la historia cumple las condiciones para ser comprobada por los verificadores independientes de Facebook, por el momento "reduciremos su distribución en nuestra plataforma".

Twitter, en cambio, ha optado por impedir directamente a sus usuarios compartirla en la red social, alegando que la noticia viola su política interna contra la publicación de material digital robado, dado que los contenidos del ordenador se habrían logrado sin el consentimiento de su dueño. Tampoco actuó contra la publicación de las declaraciones de impuestos de Trump, pese a tratarse de un caso similar. Mientras, el consejero ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, ha criticado no la censura sino no haber sabido explicarla bien:

No es ni mucho menos la primera vez que vemos cómo las empresas, firmemente alineadas con los intereses demócratas, actúan para limitar la libertad de expresión de la derecha norteamericana. Twitter fue cazada "censurando silenciosamente" cuentas de congresistas republicanos, pero no de demócratas. Antiguos trabajadores de Facebook reconocieron que censuraban noticias de medios de derechas cuando eran seleccionadas por algoritmo para la sección de "noticias que son tendencia" y cuando estalló el escándalo de Cambridge Analytica supimos que la compañía ayudó a la campaña de Obama de 2012 a obtener un volumen similar de datos personales porque "estaban de su parte".

Donald Trump ha bramado contra la censura de las redes sociales de una historia potencialmente dañina contra su contrincante: "Es terrible que Facebook y Twitter supriman la historia de los correos electrónicos que son la 'pistola humeante' del vago de Joe Biden y su hijo, Hunter, en el New York Post. Es solo el principio para ellos. No hay nada peor que un político corrupto. ¡Eliminen la sección 230!", ha escrito Trump en referencia al artículo de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996 que permite a las redes sociales no tener responsabilidad legal alguna sobre lo que se publica en ellas. Muchos políticos republicanos consideran que, si toman decisiones editoriales, las protecciones que otorga ese apartado deberían ser retiradas.

Después de ser publicada esta noticia, Twitter ha ido más allá y ha bloqueado las cuentas de la portavoz de la Casa Blanca y de la campaña de Trump por tuitear el artículo, ha prohibido el artículo de hoy del Post detallando los negocios turbios de Hunter Biden con la dictadura comunista china y hasta ha puesto un aviso cuando se intenta acceder desde la red social a la reacción de los republicanos en el Congreso en su web oficial.