Iglesias intenta arrastrar a Sánchez a su hoja de ruta: indultos a los presos y tripartito en Cataluña

Ketty Garat

Alaba el "recorrido ético de Bildu" por "dialogar y hacer política" y lo sitúa por delante del PP: "¿Qué recorrido ético hace el PP de la Gürtel?".

Ketty Garat | 2020-11-30

El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, ha querido este lunes suavizar el tono y enterrar el hacha de guerra tras dos semanas de beligerante batalla interna en el seno de la coalición. En una entrevista a La Sexta, el número tres del Ejecutivo ha reconocido que hay "conflictos, tensiones" que "unen y fortalecen a la coalición" porque "el Gobierno sale reforzado de las discrepancias" al fraguar puntos de acuerdo.

Sin embargo, este lunes Iglesias evitó insistir en el ultimátum temporal de quince días que había dado a Pedro Sánchez para aprobar el decreto anti desahucios y esquivó también las cuestiones sobre las palabras de sus colegas de gabinete, Margarita Robles y Nadia Calviño con la número dos de su departamento, Ione Belarra. "No lo voy a comentar", zanjó con el ánimo de evitar un nuevo enfrentamiento y confió en que el decreto en el que trabajan desde la vicepresidencia segunda y el Ministerio de Fomento de José Luis Ábalos esté listo "lo antes posible" para evitar los desahucios durante las Navidades.

"Espero que se aprueben con urgencia, que estas Navidades no tengamos que ver algunas imágenes que hemos visto", indicó admitiendo que hay algunos "tira y afloja" en el Consejo de Ministros y que habrá que "revisar algunas cosas". Y añadió: "Si en este país tenemos una jornada de ocho horas es porque hubo huelgas".

La hoja de ruta

No obstante, lo que ha quedado claro en su entrevista a La Sexta es que el vicepresidente no tiene intención de abandonar la batalla en los asuntos cruciales a donde quiere arrastrar a los de Pedro Sánchez. Una hoja de ruta en tres fases que pasa, en primer lugar, por la normalización y blanqueamiento de Bildu a quien alaba su "recorrido ético" y democrático. "Hoy tenemos que ETA ha desaparecido y tenemos a la segunda fuerza política de Euskadi negociando y haciendo política en las instituciones. Eso es un éxito de la democracia española que nos debería emocionar a todos. Es una buena noticia, venga de donde venga. En una democracia que los que en el pasado apostaron por la violencia apuesten por las vías legales y democráticas y negocien es la mejor noticia", señaló Iglesias.

Y comparó a Bildu con el PP y Vox: "Yo quisiera escuchar a los dirigentes del PP y de Vox hablar del franquismo y de los crímenes contra los demócratas con la misma claridad que el señor Iñárritu", diputado de Bildu que, sin pedir perdón, dedicó unas palabras de reconocimiento a una víctima de ETA en el Congreso. Pero Iglesias fue mucho más allá al amparar a los proetarras y al situarlos en la cúspide de la moralidad en comparación con el PP: "¿Qué recorrido ético tienen que hacer estos señores? Si están viviendo en la inmoralidad permanente... Y los del PP, que a mi padre le han llamado terrorista... ¿Tienen que hacer un recorrido ético o no lo tienen que hacer? ¿Los señores de la Gürtel tienen que hacer un recorrido ético? Los señores que crearon un aparato parapolicial para perseguir a sus adversarios políticos, ¿tienen que hacer un recorrido ético?".

Tripartito en Cataluña

Iglesias avanzó varias zancadas en el terreno del blanqueamiento de Bildu que, junto a ERC, PSOE y Podemos, configuran "un bloque estratégico de legislatura, no sólo de moción de censura e investidura" que aspira a exportar a Cataluña. A las puertas de la campaña electoral, Iglesias se felicitó por esta evolución de la alianza Frankenstein y dejó claro que su voluntad es cerrar un tripartito en Cataluña: "Yo deseo que las fuerzas políticas de izquierdas en Cataluña se puedan poner de acuerdo en función a la correlación que obtenga cada una. Algunos independentistas y otros no se puedan poner de acuerdo". Si bien consideró que "va a ser muy difícil tener claridad respecto a lo que va a a ocurrir antes de tener los resultados".

Una idea a la que se opuso este fin de semana el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, aunque fuentes de Moncloa consultadas por Libertad Digital no la descarten. La idea de los de Pedro Sánchez hasta la fecha pasaba por apoyar desde fuera la investidura de ERC, si ganara las elecciones desbancando a JuntsXCat, en un gobierno en solitario. Pero en las últimas fechas el Gobierno no descarta nada aunque admiten que "hay pocas posibilidades".

Gestos hacia ERC

Todo dependerá de los resultados de las elecciones en las que el Gobierno confía en que ERC se alce con la victoria y no son pocos los gestos de apoyo desde el Palacio de la Moncloa para lograrlo. A la exclusión del castellano como lengua vehicular en Cataluña y la armonización fiscal que implica subir los impuestos en Madrid, se le suma la cuestión de los indultos. Tanto Moncloa como Justicia afirman con rotundidad que no tendrán lugar antes de las elecciones catalanas del 14 de febrero, ya que "ni siquiera se ha producido aún el informe preceptivo de la Fiscalía y el tribunal sentenciador", pero no es una cuestión menor que el vicepresidente del Gobierno haga un alegato en defensa de los indultos.

"A mí no me gusta que los dirigentes estén en prisión, a mi juicio deberían estar libres cuanto antes, eso no le puede sorprender", indicó sin tapujos Pablo Iglesias por motivos ideológicos pero también pragmáticos: "Son personas que podrían jugar además un papel fundamental en el diálogo, creo que no debería haber cálculos electorales". Rúbrica final con la que el gobierno de coalición pretende precisamente encumbrar a ERC a la presidencia de la Generalidad catalana.