Un conductor del Servicio Postal confiesa que transportó 288.000 votos que después "desaparecieron"

Elena Berberana

Phill Kline, director del Proyecto Amistad y exfiscal de Kansas, habla de "fraude a gran escala".

Elena Berberana | 2020-12-03

En Estados Unidos siguen apareciendo nuevos testimonios y pruebas que demostrarían el posible fraude electoral. Paralelamente a las audiencias públicas que los abogados de Donald Trump están celebrando en los estados claves, el grupo legal Sociedad Thomas More ha abierto otra línea de investigación que está aportando nuevas evidencias.

Phil Kline, ex fiscal general de Kansas y director del Proyecto Amistad de la Sociedad Thomas More, presentó pruebas y testimonios que concluyen que hubo malversación de votos y "fraude electoral a gran escala", según ha descrito. Entre sus testigos se encontraba Jesse Morgan, quien ha ofrecido una impactante declaración.

Este conductor de camión y subcontratista del Servicio Postal de EEUU (USPS) confesó que en su camión transportó 288.000 votos por correo desde Bethpage, Nueva York, a Lacanster, Pensilvania. Una vez llegó a Lancaster aparcó y, extrañamente, el vehículo desapareció.

Jesse Morgan afirma que las papeletas por correo que transportaba marcaban direcciones en Harrisburg, Pensilvania. Sin embargo las tuvo que entregar en Lancaster, algo que le preocupó bastante.

El empleado de USPN también atestiguó que vio "comportamientos raros" entre el personal del Servicio Postal y así lo reflejó en su declaración jurada. Jesse Morgan reconoció que la trama fue aprobada por los empleados de USPS. Pero no es el único que ha vivido una situación anómala en la empresa pública de Correos durante las elecciones de EEUU.

Otro de los testigos que presenta la Sociedad Thomas More es Nathan Pease, de Madison, subcontratista de USPS en Wisconsin. En su declaración jurada manifiesta que también presenció cómo el Servicio Postal planeaba echar para atrás miles de votos con fecha anterior al 3 de noviembre. Según narra el denunciante, el objetivo era evitar entregar los votos después de la fecha límite, de modo que las papeletas llegarían días más tarde y serían eliminadas por estar fuera de plazo.

El exfiscal de Kansas Phil Kline subraya que hay más de un camión desviado. Además del vehículo que fue a un destino desconocido en Pensilvania, hubo otro camión con votos por correo y redirigido a Wisconsin. El director de Proyecto Amistad acusa de "conducta ilegal" a numerosos funcionarios electorales estatales y locales, quienes además "han aceptado millones de dólares de fondos privados, con el fin de socavar la integridad de esta elección", reafirmó. Kline también explicó al presentador Lou Dobbs, en la Fox, cómo sucedieron los hechos.

Las declaraciones juradas de los expertos, que han firmado bajo pena de cárcel, concluyen que "hay un total de 300.000 votos ilegales en Arizona, 548.000 en Michigan, 204.000 en Georgia y más de 121.000 en Pensilvania". En base a esto, los denunciantes determinaron que los votos se transportaron a través de tres fronteras estatales. Sobre ello, Kline ya ha anunciado que el Proyecto Amistad interpondrá varias demandas.