Batacazo de Jaume Roures en Francia: pierde los derechos de la Liga por moroso

Pablo Planas

Mediapro, obligada a cerrar su canal de fútbol tras no poder hacer frente a los pagos pactados con la competición francesa.

Pablo Planas (Barcelona) | 2020-12-11

Un negocio ruinoso para todas las partes. Jaume Roures rompió la banca en la puja por la liga francesa de fútbol. Su compañía, Mediapro, adquirió los derechos de la competición francesa entre los años 2020 y 2024 por 780 millones de euros, pero la operación ha sido un completo fiasco y no ha podido abonar ni los 172 millones comprometidos para el primer plazo ni los 150 que tenía que abonar este mes. En teoría, Mediapro está dispuesta a pagar ahora cien millones a la liga francesa en concepto de indemnización, una cantidad pendiente de resolución judicial en los tribunales franceses.

Le Figaro, Le Monde y L'Equipe han saludado con alivio la expulsión de Roures, cuya morosidad había puesto a los clubes franceses en graves problemas, pues ya se habían gastado parte del dinero que supuestamente iba a abonar Mediapro por los derechos televisivos. Las dos próximas jornadas de la competición francesa aún se retransmitirán con la señal de Mediapro en el canal Téléfoot, pero a partir del próximo año ya será Canal + o Bein Sports quien se haga cargo de los derechos.

El canal de pago de Roures en Francia, el dicho Téléfoot, aspiraba a lograr tres millones de abonados para conseguir una cierta rentabilidad en la operación, pero se ha quedado en seiscientos mil, entre otras razones porque el público francés consideraba muy caro el abono, de 26 euros mensuales. Además y a consecuencia del primer impago había un creciente rechazo hacia la compañía Mediapro.

La excusa de la pandemia

El grupo audiovisual que fundaron Jaume Roures, Tatxo Benet y Gerard Romy (prófugo de la justicia de los Estados Unidos) alegó para los impagos que la pandemia se había llevado por delante todas sus previsiones y pretendía renegociar a la baja los derechos. Y la liga francesa está dispuesta a rebajar sus pretensiones económicas, pero nunca con Mediapro sino con otras operadoras.

Mediapro tiene como principal accionista al fondo chino Orient Hontai, con un 53%. La empresa británica de servicios de marketing y comunicaciones WPP es el segundo accionista con el 22,5% y Jaume Roures y Tatxo Benet disponen de un 12% cada uno. La situación financiera no es precisamente boyante. La agencia de calificación de riesgos Moddy's ha rebajado de B1 a Caa1 (tres escalones) la nota de Joye Media, matriz del grupo. Esta nueva calificación es el equivalente a "baja solvencia". La compañía adeuda 713 millones y el pasado verano recibió un crédito del ICO con aval de Estado por valor de 55 millones y condicionado a que cada uno de los socios pusiera la misma cantidad.