Líderes europeos piden a Xi Jinping que no limite a las empresas europeas en China

El acuerdo busca eliminar las restricciones que impiden que empresas extranjeras puedan operar libremente en China.

LM/Agencias | 2020-12-30

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha subrayado que la relación entre la Unión Europea y China necesita de "cooperación, reciprocidad y confianza" durante su reunión por videoconferencia con el presidente chino y líder del Partido Comunista Chino (PCCh) Xi Jinping.

El encuentro telemático se ha celebrado este miércoles con el objetivo de concluir las negociaciones sobre el acuerdo de inversión con China y alcanzar un principio de acuerdo a nivel político. En la reunión también han participado el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, la canciller de Alemania, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

"El mundo post-Covid de mañana necesita una relación UE-China más sólida para reconstruir mejor. Pero esto requiere de cooperación, reciprocidad y confianza, especialmente en nuestra relación comercial y de inversiones", ha subrayado Von der Leyen en su cuenta de la red social Twitter.

El acuerdo de inversiones entre ambos bloques, que se lleva negociando desde 2014, abriría la puerta a que las empresas europeas pudieran operar en el país asiático, eliminado trabas y limitaciones legales que han impedido que las compañías del Viejo Continente tengan el mismo acceso al mercado chino que las empresas chinas han tenido al mercado europeo.

Entre las limitaciones que eliminaría este acuerdo están las restricciones que impiden que empresas extranjeras puedan operar libremente en China, por lo que necesitan un socio local para formar una 'joint venture'.

Por su parte, China se ha comprometido a facilitar el acceso al mercado a los inversores de la UE, lo que brinda a las empresas europeas certeza y previsibilidad para sus operaciones, además de mejorar significativamente la igualdad de condiciones para los inversores europeos, al establecer obligaciones claras para las empresas estatales chinas, prohibir las transferencias forzadas de tecnología y otras prácticas distorsionantes y mejorar la transparencia de las subvenciones.

También se incluyen importantes compromisos sobre medio ambiente y clima, incluida la implementación efectiva del Acuerdo de París, y sobre normas laborales, respecto de las que China se ha comprometido a aplicar los convenios de la OIT que ha ratificado y a trabajar para lograr la ratificación de los convenios fundamentales de la OIT, incluido el trabajo forzoso. "De ahora en adelante, las empresas de la UE se beneficiarán de un trato más justo cuando compitan en el mercado chino", sostiene la Comisión.